“Me atrevería a decir que Chile ya está en posición de evaluar seriamente una reducción de jornada laboral”

0
511
Actualmente se discute un proyecto para reducir la jornada laboral.

Análisis. Experto se refirió a proyecto de ley actualmente en discusión en el parlamento, que plantea cuatro días de trabajo y tres de descanso.

TALCA. El director del Centro de Investigación en Economía Aplicada y académico de la Facultad de Economía y Negocios la Universidad de Talca, Bernardo Lara, realizó un análisis sobre los impactos que podría tener la reducción de la jornada laboral en el país.

Lo anterior, a propósito que en la Cámara de Diputados avanza el proyecto de ley que plantea cuatro días de trabajo y tres de descanso. La iniciativa propone una disminución inicial a 40 horas y luego a 38 horas a la semana.

“En una teoría económica más ortodoxa, reducir la jornada a 40 y 38 horas sería equivalente a subir los salarios por ley en un 11.1% y 15.6%. Aquello nos sugiere que las empresas estarían dispuestas a contratar menos trabajadores, e, incluso, a despedir a algunos. Sin embargo, la producción de las personas podría no disminuir en la misma cantidad que las horas. Para entender esto, invito a los trabajadores y empleadores a que se pregunten si los empleados harían más o menos lo mismo en una semana de trabajo de 4 días (ejemplo, semanas de fin de semana largo) que en lo que hacen en una semana de trabajo de 5 días. Si la respuesta es positiva, en ese caso no habría razón para una reducción en el empleo; se hace lo mismo, pero en menos tiempo”, sostuvo.

APLICACIÓN

Sobre el efecto de aumentar el período de descanso a tres días, el académico señaló que la ventaja que se ha observado es que los trabajadores muestran una mayor felicidad y satisfacción. “Esto puede resultar, incluso, en una mayor productividad. Adicionalmente, resulta amigable con la vida familiar de los trabajadores. En ese contexto, hay que destacar que Chile es uno de los países con mayor cantidad de horas trabajadas en la OCDE, superado solo por México y Corea del Sur”.

Para el académico, es posible que esta legislación no sea para todos. Explicó que mientras un cargo de alto salario puede ajustar su jornada para hacer lo mismo, otros trabajos más rutinarios, como el caso de un cajero de supermercado, reduciría lo que lograría hacer en la jornada y podría terminar siendo reemplazado por alguna tecnología, como cajas de autoservicio.

“La evidencia está en situaciones que no son muy comparables con el caso chileno. No obstante, sí me atrevería a decir que Chile ya está en posición de evaluar seriamente una reducción en la jornada laboral, aunque no de la magnitud sugerida”, indicó.