Experto en Educación UTalca es partidario de no apurar regreso a clases presenciales

0
1274
Ambos entrevistados coinciden en que la no presencialidad, ha incidido en el aumento de la deserción escolar durante la pandemia.

Visiones. Académico y subsecretario de Educación, coinciden en que enseñanza a distancia ha incidido en la deserción escolar.

TALCA. Visiones compartidas en algunos aspectos y diferentes en otros, tienen el subsecretario de Educación, Jorge Poblete, y el  director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional de la Universidad de Talca, Sebastián Donoso, respecto de los efectos de la educación no presencial en la calidad de la enseñanza y la deserción escolar.

Sobre lo primero, la autoridad -durante una reciente visita a Talca- señaló a diario La Prensa que “en la medida que nuestros sostenedores públicos no cuenten con el liderazgo suficiente para poder encauzar el temor de las comunidades y seguros y confiados poder transmitir esta seguridad para que, paulatinamente, recuperemos el proceso presencial, evidentemente los impactos en la educación pública son tremendos”.

Jorge Poblete indicó que el Gobierno ha implementado medidas paliativas, como la plataforma “Aprendo en línea”, el acuerdo con el Consejo Nacional de Televisión con el programa “Aprendo TV”, pero que ello tiene que estar acompañado por la decisión de los sostenedores de poder retornar a las clases presenciales. “Ahora, esto tiene que ir acompañado del estricto cumplimiento de las normas sanitarias, para que toda la comunidad educativa pueda encontrar un espacio de seguridad en la escuela”.

Sebastián Donoso, por su parte, señaló que la educación a distancia sí garantiza calidad de la enseñanza. “Sin lugar a dudas, ahora como toda opción educativa, no sirve para todo, ni para todas las materias, ni en todos los momentos ni para todos los estudiantes. Efectivamente, con una modalidad a distancia bien implementada, con sistemas de trabajo validados, con algunos puntos de presencialidad en algunos aspectos críticos podemos, perfectamente, asegurar una muy buena calidad de enseñanza… Por lo tanto, sí podría, perfectamente, con los requerimientos, recursos, el perfeccionamiento, y también las condiciones de los estudiantes, trabajar en algunas áreas de manera eficiente”.

De acuerdo al académico, “los desafíos de este segundo año en pandemia son diferentes al primero, (ya que antes) era el contactarnos, aprender a funcionar, funcionar, tratar de hacer algo y lo mejor que podíamos, aprender y salir adelante, pero ahora lo que se está buscando es mejorar y perfeccionar lo que tenemos y, por lo tanto, cumplir con estándares de calidad mucho mayores, lo que también son para los profesores temas muy importantes”.

Apuntó que para los docentes hay dos temas claves, esto es, el dominio técnico de estos aspectos, “que puede ser superado bastante bien por perfeccionamiento en esta materia y, obviamente, la parte emocional-laboral que es complejo de trabajar en un sistema a distancia y eso se hace más complejo en función de la edad de los estudiantes”.

DESERCIÓN

El subsecretario Poblete sostuvo que el Mineduc en su momento advirtió que uno de los impactos negativos que tiene la suspensión de las clases presenciales, es el aumento de la deserción escolar. “En julio del año pasado, el Ministerio de Educación entregó una estimación de 86 mil niños adicionales a los 180 mil que están fuera del sistema educativo. Gracias al trabajo con todas las comunidades educativas, esta cifra logró mantenerse en línea como en años anteriores. Sin embargo, sigue siendo una cifra conmovedora… Estamos trabajando proactivamente con las comunidades en medidas efectivas y, por ejemplo, hemos implementado herramientas de alerta temprana para que los directores puedan definir qué alumnos están en mayor riesgo y establecer medidas pedagógicas, para recuperar estudiantes que no se han conectado en el último tiempo”.

Sebastián Donoso apuntó que “ciertamente ha habido un abandono de la enseñanza en todos los niveles en la población más vulnerable y, por cierto, en la educación preescolar y eso pasa por muchas razones. Primero, porque es difícil el acceso a elementos remotos móviles; segundo, porque muchas familias tienen pocos instrumentos y se los entregan a los hijos mayores y en el caso específico de la educación parvularia, porque cuesta mucho mantener la atención de los niños y niñas en la pantalla en grupos. En todo caso, a ellos les queda mucho más tiempo para recuperar, mejorar y avanzar en este plano y, por tanto, no es tan gravitante como en los otros niveles del sistema”.

Sobre el rol de la familia para evitar el abandono escolar, la autoridad educativa manifestó que “en este periodo, la familia ha estado tremendamente demandada… Hay una labor fundamental de poder acompañar los procesos educativos, motivar a los alumnos de estar atentos, sin embargo, las familias requieren más que nunca sus escuelas y por eso es tan importante que, en la medida que estén las condiciones sanitarias, las escuelas puedan estar abiertas… La labor docente es irreemplazable”.

Donoso dijo ser partidario de no “apurar” el regreso a clases presenciales, sino volver cuando se pueda, cuando estén las condiciones sanitarias.

“Entonces, más que apurar el regreso a clases presenciales, debemos pensar qué vamos a hacer cuando estemos en la presencialidad para aprovechar bien el tiempo y no tomar medidas antojadizas, aventuradas, que la mayor parte de las veces nos ha demostrado terminan siendo más negativas que positivas”.