Comprometen “solución de fondo” para rejilla en calle de Villa Freire

0
174
Una “intervención mayor” es la que esta vez se llevará a cabo en calle Manuel Correa. Por ahora, seguirá en el lugar la valla que impide el tránsito vehicular simultáneo en ambos sentidos.

Anuncio. Alcalde Javier Muñoz aseguró que en ese lugar se instalará un cajón de hormigón, lo que permitirá sacar la rejilla de forma definitiva y brindar seguridad a quienes transitan por el lugar.

CURICÓ. Desde el 7 de julio del año en curso, la calle Manuel Correa, entre las calles Copiapó y Calama, en la Villa General Freire, presenta solo pista habilitada de la calzada para el tránsito vehicular.
Cabe recordar que dicha jornada, una rejilla que está “a ras de piso” se salió de su lugar, transformándose en una verdadera “trampa”. Justamente, uno de los vehículos que, durante la mañana de la aludida fecha, avanzaba hacia el oriente por dicho punto se transformó en la nueva “víctima”, quedando atascado en dicha zona.
La “solución” que a la fecha se entregaba, por parte del municipio, era volver a acoplar la rejilla y soldarla, pero entendiendo que, tras lo sucedido, el escenario “ya no da para más”, esta vez se optará por un “arreglo de fondo”, lo cual, por ende, requerirá de más tiempo.
En el intertanto, permanecerá en el lugar la valla que ha estado presente desde el mes pasado. Así lo confirmó el propio alcalde, Javier Muñoz. “Lo que ahí se va a instalar es un cajón, que es de hormigón, que va a permitir sacar la rejilla de forma definitiva y convivir de mejor manera, no solo los vehículos, sino que también los ciclistas, todos quienes transitan por la calle. Que sea una solución mucho más duradera”, indicó el jefe comunal al respecto a radio Condell. “Nos vamos a demorar un poco más en esta oportunidad, pero va a ser una solución mucho más de fondo”, subrayó.

JUNTA DE VECINOS
El pasado 7 de julio, parte de la rejilla quedó incrustada en la zona inferior de un automóvil, impidiendo que pudiera avanzar hasta su correspondiente destino. Por suerte, se trató de un hecho donde solo hubo que lamentar daños materiales, pero que perfectamente podría haber terminado con otro desenlace, más aún cuando el conductor afectado, avanzaba por la citada arteria en compañía de su hijo, de tan solo tres años. La “solución de fondo” anunciada por el alcalde, responde además a los requerimientos planteados desde la propia directiva de la junta de vecinos del sector.