Mujer denuncia ser víctima de estafa, usura y apropiación indebida

0
1741

Lamento. Se trata de una persona de la tercera edad que, incluso, perdió su casa.

CURICÓ. Una querella en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago presentó la curicana Daisy Yamile Valderas Fuentes, una adulta mayor, quien denunció a los hermanos Rodrigo y Eduardo Mohana Lacamara, prestamistas que tienen su oficina en pleno centro de la capital.

El abogado de la querellante, Marcelo Barrios Orellana, afirmó que su representada tuvo algunos problemas económicos el año 2017 y que una amiga de confianza le recomendó pedir un préstamo en Santiago, pues conocía a los prestamistas. 

“Es así como como se pone en contacto con ellos, quienes la citan a Santiago, le hacen un préstamo de 600 mil pesos en un principio y frente a ello estos querellados le consultan respecto de los bienes raíces que tenía mi representada”, dijo.

En contacto con diario La Prensa, el profesional manifestó que la mujer contó que tenía una casa en Curicó y ahí comenzaron los problemas.

“Los querellados le indican que a fin de asegurar estos préstamos que ellos le iban haciendo, que en total fueron poco más de cinco millones 200 mil pesos, necesitaban firmar una especie de garantía”, indicó.

LA CASA EN JUEGO

El abogado sostuvo que en uno de los viajes a la capital que hizo posteriormente Daisy Valderas Fuentes, los querellados la acompañaron a una notaría y la hicieron firmar un documento, el que ella no lee ya que no portaba sus lentes y por la confianza que había surgido con los hermanos Mohana Lacamara.

“El primer documento que firma no es otro que la venta de su propiedad por la suma de 70 millones de pesos y fracción, cifra muy distinta al valor comercial que supera los 250 millones de pesos”, aclaró.

Marcelo Barrios Orellana precisó que su defendida es una persona de la tercera edad, quien se encuentra muy afectada con lo sucedido. “En otro viaje firma otro documento, que se supone era una renovación de la garantía, pero firmó un contrato de arriendo de su propiedad y con ello los querellados, posteriormente, inician un juicio de arrendamiento por no pago de rentas y lanzan a mi representada a la calle, técnicamente”, aseveró.

El profesional recalcó que la mujer quiere pagar el préstamo, pero los querellados siempre tuvieron la intención de “dilatar el pago que quería hacer mi representada, para efectos de terminar el juicio de arrendamiento, que se termina en mayo 2019, cuando es lanzada de su propiedad y solo en ese momento se da cuenta de que ha sido engañada y estafada”.

Marcelo Barrios Orellana afirmó que los querellados tienen varias causas por el mismo delito y que siempre ocupan un “modus operandi” similar.

Finalmente, la audiencia de formalización quedó fijada para el 9 de mayo de 2022 en el Centro de Justicia de Santiago.