Valoran trabajo en conjunto que permitió a mujer poder dar a luz al interior de un taxi

0
1180
El taxista y parte de las profesionales del hospital se reencontraron con la madre y el bebé.

Madre e hijo se encuentran en buenas condiciones. Vehículo logró llegar hasta el estacionamiento del Hospital de Emergencia de Curicó. Como el nacimiento ya estaba en curso, no hubo tiempo de poder trasladar a la madre dentro del recinto asistencial: debió ser en la parte trasera del vehículo.

CURICÓ. Durante la madrugada de este lunes, en la parte trasera de un taxi, aparcado en el estacionamiento del Hospital de Emergencia de Curicó, una mujer de nacionalidad haitiana dio a luz a un bebé de más de tres kilos. Parte de los protagonistas de esta historia se volvieron a reunir hoy martes por la tarde, en el propio recinto asistencial. Todo comenzó cuando el taxista, Walter Moraga, se trasladó hasta el sector Bombero Garrido para cumplir con un servicio. Lo había solicitado una mujer, quien ya tenía nueve meses de embarazo, la cual le solicitó al conductor que la trasladara hasta el Hospital de Emergencia. Ya en el trayecto, a pesar de que el taxista aceleró su andar, la citada mujer comenzó con su trabajo de parto. Por lo mismo, una vez que el vehículo logró llegar al estacionamiento del hospital, las profesionales que acudieron para asistir a la aludida mujer (la TENS, Javiera Muñoz y la enfermera, Camila Bravo), concluyeron que “no iba a poder ser bajada” del automóvil, por lo que el nacimiento se iba a concretar, precisamente, en la parte trasera dicha máquina.

La madre con su hijo se encuentran en perfectas condiciones.

EXITOSO PROCEDIMIENTO
Como el parto ya estaba en curso, no hubo tiempo de poder “esperar” a una matrona: por lo mismo, el equipo que asistió en primera instancia dicho procedimiento, procedió a tomar la cabeza del bebé y “retirarlo”, comprobando además que la madre estuviera en buen estado. “Asistimos el parto de manera exitosa, fue gratificante, fue algo muy emotivo”, recalcó al respecto, la enfermera, Camila Bravo.

MATRONAS
Tras ello, a los pocos minutos, arribaron las matronas, Karen Agurto y Francisca Donoso. Fue en ese instante que se llevó a cabo el corte del cordón, ejecutando todos los pasos necesarios a fin de poder concretar el parto, “con todos los tiempos correspondientes”. Cabe señalar que, a la hora del alumbramiento, la temperatura “al aire libre” en la ciudad de Curicó era bastante baja, por lo que se brindó, tanto al pequeño como a su madre, el abrigo necesario.
Ya al interior del hospital, se dio curso con todo lo necesario a fin de “finalizar” dicho procedimiento, constatando el buen estado de salud, tanto de la madre como de su hijo. “Muy contentos de haber sido participes de esto”, señaló por su parte la matrona, Francisca Donoso, quien calificó dicha experiencia como “enriquecedora”. Junto con ello, valoró el “trabajo en equipo” que permitió enfrentar dicha situación.

RECONOCIMIENTO
El director del Hospital de Curicó, Mauro Salinas, tuvo palabras para agradecer “la vocación de servicio” el “compromiso” y la “empatía” que tuvieron las funcionarias que participaron en el parto. Junto con destacar la reacción y la rapidez de ellas, Salinas recalcó que el principal capital de dicho establecimiento, son, precisamente, las personas que allí laboran. Por último, también por parte del equipo directivo, se brindó un reconocimiento a cada una de las profesionales que permitieron que, en definitiva, el parto fuera catalogado como “exitoso”. Se trató además de un reconocimiento que se dio en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Hoy martes se brindó un reconocimiento a cada una de las profesionales que permitieron que, en definitiva, el parto fuera catalogado como “exitoso”.