Incendios forestales destruyen dos casas y más de 1.200 hectáreas en Cauquenes

0
417

Fuego. Está concentrado en sector Santa Cruz y en Curimaqui, donde organismos de emergencia y empresas han desplegado recursos para detener avance de las llamas.

CAUQUENES. Dos viviendas afectadas y más de 1.200 hectáreas de vegetación y plantaciones arrasadas, dejan como saldo hasta ahora dos incendios forestales que, desde la tarde del lunes, afectan diferentes sectores rurales de esta comuna.

Debido a la magnitud de la emergencia, adversas condiciones climáticas y falta de abastecimiento de agua, las autoridades declararon alerta roja.

El fuego está concentrado en las localidades de Santa Cruz (800 hectáreas aproximadamente) y Curimaqui (400 hás.). El humo generado, es visible en ciudades como Talca.

Sobre las casas quemadas, desde la Munici-palidad se informó que una de ellas era habitada por un adulto mayor quien fue evacuado oportunamente. Se encuentra en casa de familiares. La otra estaba deshabitada y era usada como segunda vivienda, por parte de una familia oriunda de Santiago.

RECURSOS

En Cauquenes, ayer sesionó el Comité Operativo de Emergencias -COE- convocado por el delegado presidencial regional, Pablo Sepúlveda, y en el que también participaron autoridades de Conaf, Onemi, SAG, ambas policías, y las empresas CMPC y Arauco. 

Sepúlveda recorrió parte del perímetro del incendio y afirmó que organismos públicos y empresas privadas están trabajando en conjunto con un solo objetivo, cual es controlar el fuego para evitar una tragedia mayor. 

“Es una situación compleja. En un solo día hemos duplicado la cantidad de hectáreas afectadas en la región, obligando a declarar alerta roja. En el incendio de Santa Cruz estamos con un despliegue rápido en conjunto con Conaf, Arauco, el municipio y servicios públicos”. Tenemos que contener este incendio, que nos rememora lo vivido en 2017”. 

Las altas temperaturas que comenzaron a registrarse a partir del mediodía, reactivaron la cabeza del incendio, obligando a que 26 aeronaves, entre helicópteros pesados, livianos, aviones de Conaf y privados combatan al mismo tiempo, como única forma de aplacar las llamas. A su vez, más de 150 personas, entre brigadistas de combate, pilotos, personal técnico, y brigadistas silvícolas, están desplegadas en terreno haciendo línea para evitar el avance del fuego. 

Nelson Bustos, subgerente de Asuntos Públicos de Arauco, señaló que “desde el primer momento la empresa dispuso muchos recursos aéreos y terrestres para enfrentar la emergencia, pero estamos con una condición climática adversa, como son las altas temperaturas y fuertes ráfagas de viento, que inciden en la rápida propagación de este incendio. Estamos trabajando muy en conjunto con autoridades locales, Conaf, Onemi y otras empresas forestales, para que podamos controlar el incendio a la brevedad”. 

El director regional de Conaf, Luis Carrasco, enfatizó que “en el incendio de Cauquenes se activó alerta roja, porque la propagación ha sido muy rápida debido a pastizales, altas temperaturas y viento, que ayudan a la activación de las llamas. Estamos haciendo un gran esfuerzo y esperamos lograr el control de este incendio lo antes posible. Necesitamos la colaboración de toda la comunidad, porque el fuego afecta a todos”.

SUBVENCIÓN

Considerando el escenario de emergencia en la comuna, la alcaldesa, Nery Rodríguez, presidió una sesión extraordinaria del Concejo Comunal donde fueron aprobados $25 millones para Bomberos de Cauquenes.

La jefa comunal entregó un detallado informe de la situación de los incendios y de las labores desarrolladas por personal de la Municipalidad, que ha trabajado desde el primer momento en la emergencia, incluyendo la guardia nocturna de 6 camionetas que se desplegaron, para alertar de situaciones críticas a Bomberos.

Rodríguez señaló que “en momentos como estos, es cuando más nos necesitamos entre todos y todas”. 

Estos recursos, según detalló la directora de Secplac, Silvia Sánchez, corresponden a una subvención solicitada por Bomberos por 60 millones de pesos para este año 2022 y por ello y considerando la disponibilidad presupuestaria actual del municipio, se adelantó esta cantidad que apunta a atender urgencias propias de la institución, como alimentación para voluntarias y voluntarios y combustibles para sus carros bomba.