Detectan situaciones de riesgo que podrían terminar como el trágico incendio de Castro

0
611
Luego de la destrucción de casi 150 casas durante el incendio de la capital chilota, expertos de la Universidad de Talca entregaron recomendaciones para evitar situaciones de riesgo que desaten siniestros forestales o habitacionales.

Expertos de Universidad de Talca. Desde la posición de la estufa o el mal uso de los quemadores de la cocina a gas, pasando por la sobrecarga de enchufes eléctricos durante Navidad, especialistas alertaron sobre diversas situaciones que podrían terminar en catástrofe.

TALCA. Con el fin de evitar nuevos incendios como el de la población “Camilo Henríquez” de Castro, donde más de 150 casas resultaron destruidas y más de mil personas afectadas, expertos de la Universidad de Talca, identificaron un grupo de situaciones y prácticas de riesgo que podrían desatar incendios forestales, siniestros habitacionales y amagos intradomiciliarios, especialmente durante las fiestas de Fin de Año.
Armando Durán, director de la Escuela de Ingeniería Civil en Obras Civiles de la Universidad de Talca, recordó que en nuestro país existen regiones que presentan áreas forestales, donde los incendios que se producen traen consecuencias de alto impacto a las familias y comunidades, produciéndose desalojos masivos, pérdidas de bienes, personas fallecidas y hectáreas calcinadas.
“La falta de suelo urbano y el receso en la construcción de nuevas viviendas sociales de parte del Estado, ha ocasionado que se produzca allegamiento y hacinamiento.  Hoy es fácil encontrar más de una vivienda en un mismo sitio, lo que trae consigo ausencia de planes de evacuación y de planificación urbana”, lamentó el académico.
Como agravante, las posibilidades de acceder a una vivienda son escasas, debido a que el mercado formal está orientado a sectores de ingresos elevados, lo que empuja a las familias de bajos quintiles a localizarse en emplazamientos inadecuados y apartados de la ciudad, o dentro de otro sitio ya ocupado, explicó.
Por su parte, Octavio Castillo, prevencionista de riesgos de la Casa de Estudios maulina, recordó que “como cada año, los incendios forestales se vuelven protagonistas del verano.  Evacuaciones, pérdida de casas, animales y familias que deben partir desde cero, son los resultados de estos siniestros que, generalmente, suelen ser provocados por la acción o el descuido humanos”.
El especialista agregó que “no se debe olvidar que los incendios también pueden producirse dentro de la casa o en el lugar de trabajo”, y que, por lo tanto, se debe tener presente algunas recomendaciones para evitarlos.

RECOMENDACIONES
El experto recomendó no dejar ollas cocinando mientras uno se ducha o sale a comprar, así como tampoco dejar paños de cocina o guantes plásticos cerca de los quemadores. “En el caso de tener cocina a leña, limpiar los caños al menos una vez al mes, para evitar que se inflamen. Y si algún integrante de la familia fuma, asegurarse de mantener el cigarro alejado de elementos inflamables, y apagarlo debidamente”, añadió.
En el caso de un incendio por aceite hirviendo, lo mejor es tapar el sartén u olla donde esté la flama y cubrirla con un paño mojado, cuidando que nunca caiga agua al aceite. Las estufas, por su parte, no deben ubicarse cerca de muebles o cortinas, tampoco cerca de donde jueguen niños, y nunca secar ropa sobre ellas.
Los enchufes no deben sobrecargarse, pues calientan los cables y pueden generar cortocircuitos.
Es importante también comprar un extintor de al menos seis kilos, y que tenga el sello ABC, esto quiere decir, que pueda apagar llamas de papeles, maderas, combustibles y equipos electrónicos.
Castillo sostuvo que es aconsejable conversar del tema con la familia, y tener un plan de acción por si llegara a suceder alguna emergencia.
Por último, recordó que los fuegos artificiales están prohibidos en nuestro país, y su manipulación es peligrosa ya que pueden caer sobre los techos de las casas o comenzar un incendio en sitios eriazos con pastizales secos.