A horas de la Prueba de Transición: Que la ansiedad no te juegue en contra

0
288

Presión. Desde mañana 6 de diciembre, más de 275 mil personas rendirán la Prueba de Transición Universitaria, proceso cruzado por los efectos de la pandemia y los nervios propios del examen. Momentos de ocio y el respaldo de un círculo cercano son claves para enfrentar dicho desafío.

SANTIAGO. Comenzó la cuenta regresiva. Mañana lunes 6 de diciembre arranca una nueva versión de la Prueba de Transición Universitaria (PTU), examen nuevamente marcado por la pandemia y sus efectos en las clases presenciales de miles de estudiantes. A esto se suma el nerviosismo propio de un proceso que -para varios jóvenes- es relevante en su formación futura.
Daniela Muñoz, psicóloga y académica de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad San Sebastián, explica que el nerviosismo y la ansiedad frente a la PTU van de la mano de las altas expectativas que se crean en torno a los resultados y la baja tolerancia al fracaso.
Para ello, es importante que el entorno no presione aún más a los postulantes. “Es contraproducente que los mismos adultos que rodean al estudiante, potencien y validen los temores que éste presenta. Rendir esta evaluación es parte de los hitos propios de la transición a la adultez, pero no paralizan la vida de una persona”, afirma la experta

MOLESTIAS CORPORALES
Muñoz advierte que la ansiedad se vincula con síntomas de preocupación asociados a síntomas somáticos. Dolor de cabeza, tensión en la espalda y cuello, molestias estomacales o reflujo son parte de ellos.
Cuando esto ocurre, lo importante es “identificar el origen de estos síntomas corporales para lograr hacer algo al respecto, es decir, cuál es exactamente la preocupación o temor asociado a cada síntoma, ya que muchas veces, los temores están asociados a fantasías y, una vez que aclaramos esa fantasía con la realidad, el síntoma desaparece”.
Finalmente, la académica plantea que ayuda a enfrentar estos síntomas el “poder contar con espacios de conversación y reflexión respecto de lo que está sucediendo, junto con expresar los sentimientos de ansiedad que esto provoca”. “Es muy importante que los jóvenes cuenten con la contención de sus familias y amigos”, acotó.
Y concluye: “siempre es recomendable realizar actividades recreativas y deportivas que potencien la liberación de tensiones corporales y el aumento de endorfinas que facilitan la disminución del estrés”.