Aconsejan dar curso a ordenanza para soterrar cables en zona céntrica de Curicó

0
24996

Contaminación visual. La idea es fijar el inicio desde el contorno de la Plaza de Armas de la ciudad. Se trata de una labor que ya se ha llevado a cabo, por ejemplo, en otras ciudades del país, con buenos resultados, entre ellas, Concepción y Valdivia.

CURICÓ. Una de las materias que ayer fueron abordadas durante el desarrollo de una nueva sesión del concejo municipal de Curicó, fue la vinculada al retiro de cables de telecomunicaciones en desuso. Para ello el encargado del taller eléctrico del municipio, Carlos Arias, junto al profesional, Manuel Crisóstomo, expusieron respecto al trabajo que a la fecha se ha ejecutado, recomendando de paso la realización de algunas acciones destinadas a “erradicar” la actual “contaminación visual” que se genera producto precisamente de la acumulación de cables en postes.
Dentro del segundo punto, lo que más llamó la atención es que busca que se pueda establecer una ordenanza municipal que permita “fijar un polígono central de soterramiento, con inicio en la Plaza de Armas de la ciudad”. Se trata de una labor que ya se ha realizado, por ejemplo, en otras ciudades del país, con buenos resultados como, por ejemplo, en Concepción y Valdivia. La idea es que en tales zonas “nunca más se pueda instalar un cable aéreo”.
Lo que por estos días “frena” a las empresas para realizar una labor de tales características pasa por una legislación que “no los obliga” a ello, sumado a los “altos costos” que van de la mano con una obra de tal naturaleza.

POLIDUCTO
Por lo mismo, de concretar la citada ordenanza, el municipio podría convocar a todos los usuarios de aquel espacio para que instalen sus cables de manera subterránea a través de un poliducto.
La ciudad de Concepción lo ha llevado a cabo, sumando en promedio al menos dos cuadras por año. De esta manera, las respectivas empresas pueden instalar sus propios ductos y cámaras de forma soterrada.
Como se trata de una obra “comunitaria” sus costos disminuyen “a un quinto” de lo que podría significar ejecutarla de manera individual. Además, de ser necesario, se deja el espacio para que “más actores dentro del mercado” se puedan sumar. Dentro de la ordenanza, otras recomendaciones pasan también por exigir el diseño y el etiquetado de las tapas de las cámaras (eléctricas, gas, agua, telecomunicaciones, etc.). 

MÁS DE LA MITAD
Respecto al primer punto, el municipio designó a dos funcionarios para que efectúen el retiro de cables en desuso en los diferentes polígonos en que se dividió la comuna. Lo cierto es que las tasas de cables en desuso corresponden a “más de la mitad de lo que uno ve”.
Si bien existe una ordenanza que “castiga tales conductas”, en concreto, a fin de continuar con el “retiro” de dicho material, ayer en la reunión del concejo se propuso poder “retomar” las reuniones presenciales que se estaban llevando a cabo con todas las empresas de telecomunicaciones y eléctricas, lo que estará supeditado a la evolución que presente la todavía vigente pandemia.
Junto con ello, se recomendó capacitar a los funcionarios de Seguridad Pública e inspectores de las diferentes áreas al interior de la municipalidad, para que puedan identificar las diferentes anomalías relacionadas a las instalaciones de telecomunicaciones y eléctricas, para que sean un real apoyo en las labores de fiscalización.

COMPROMISO
Junto con agradecer la exposición, quienes integran el concejo municipal de Curicó se comprometieron a analizar dicha materia, de cara precisamente a concretar “acuerdos y acciones” que deberán ser analizadas por el propio pleno de dicha entidad.