Definitivo: Presidenta de la fundación Justicia Por Amor no será candidata a la Cámara Baja

0
831
Erika Adasme continuará vinculada al ámbito social a través de su rol como presidenta de la fundación Justicia Por Amor, asesorando a víctimas de negligencias médicas.

Frustrada postulación. A pesar del revés, reconoció que no descarta que a futuro su nombre se pueda trasformar en una alternativa para los votantes.

CURICÓ. En contacto con diario La Prensa, la presidenta de la fundación Justicia Por Amor, Erika Adasme Martínez, se refirió a la que fue su frustrada postulación a la Cámara Baja, desde la vereda de la independencia. “Yo fui rechazada por la falta de una firma para abrir la tarjeta del Banco Estado por donde pasaban los aportes para transparencia, era un error administrativo”, dijo Adasme al respecto, evidenciando cierto grado de evidente frustración.

“Yo lo que siento es que acá no hubo criterio por parte del Tricel (del Servel). Si hubiésemos tenido una pena aflictiva, si no hubiésemos cumplido con algún requisito importante que el Estado nos exigía para nuestra candidatura, yo creo. Pero ese no fue mi caso. El Tricel debió haber dado un par de días para solucionar el asunto, que era muy simple como volver a firmar un documento y volver a subirlo a la página. Cuando una página está bien hecha, no te permite subir documentación con algún error. En este caso la página recepcionó todos los documentos. Ahí hay falencias que tienen que ser subsanadas”, recalcó.

DESDE LO SOCIAL

Adasme señaló que su candidatura como diputada se sustentaba sobre la base de la experiencia que le entregó su labor con la ciudadanía, sobre todo desde su rol como presidenta de la ahora fundación Justicia Por Amor, pensando, por ejemplo, en legislar en temáticas como las negligencias médicas, o bien en favor de niñas y niños con discapacidad.

“Llama mucho la atención que hasta ahora nadie se haya preocupado de ese tipo de temas. Yo tenía muchos sueños. Trabajando con la gente desde hace tantos años uno sueña, sueña con que las cosas pueden ser mejor. Tal vez todos los que estamos trabajando desde esta línea, desde el ámbito de lo social tenemos esos sueños. Si bien la política está desprestigiada, también hay personas que creemos que se puede hacer política no de manera sucia. Queríamos dar la pelea y demostrar que sí se puede de esa manera”, acotó.

CARIÑO

A pesar de que no podrá estar en la papeleta el 21 de noviembre, Adasme aprovechó la oportunidad para agradecer “los llamados y las muestras de cariño” que recibió por su ahora frustrada candidatura, sin descartar que “más adelante” su nombre sí pueda ser una alternativa para los votantes.

“Tenía el deseo de poder hacer política sin chanchullos y sin corrupción. Sentí la calidez de las personas que me estaban apoyando. Recibí muchos llamados y muestras de cariño, en eso pesó la trayectoria que tengo en servicio de la comunidad. Eso me deja tranquila, conforme, con el corazón lleno. Para ellos, mis agradecimientos infinitos”, recalcó.

“LEY CELIS”

Cabe recordar que hace algunas semanas dentro del Congreso se comenzó a tramitar la denominada “Ley Celis”, proyecto que tenía como norte permitir la reposición de las candidaturas impugnadas por el Servicio Electoral (Servel) debido a errores en la acreditación de documentos administrativos. En definitiva, dicha idea no “prosperó”. “Sin querer, yo era una de las personas que pudo haber sido favorecida, por decirlo de esa manera, si es que esa ley se aprobaba. Sin embargo, siendo objetiva, si queremos terminar justamente con lo que te decía antes, con hechos de corrupción, no puedo avalarla. Se trataba de una ley exprés, lo digo porque en el Congreso hay iniciativas realmente importantes que por años duermen y no se mueven. Con esto queda demostrado el criterio de nuestra clase política, que, si quieren algo, lo hacen y en menos de dos minutos. Creo que lo más correcto, por respeto a la ciudadanía, es que esa ley no hubiese prosperado”, acotó Adasme.