Rinden homenaje a mártir de la Segunda Compañía de Bomberos

0
363
El superintendente del Cuerpo de Bomberos, Jorge González y el director de la Segunda Compañía, Juan Carlos Contreras, depositaron la ofrenda en nombre de su institución.

José Cayetano Figueroa. En la oportunidad, se realizó la colocación de ofrendas florales  por parte del municipio curicano y del Cuerpo de Bomberos de la ciudad.

CURICÓ. Con la colocación de ofrendas florales a cargo del municipio curicano y del Cuerpo de Bomberos de Curicó, la comunidad de Villa Caballeros del Fuego recordó al mártir de la Segunda Compañía de Bomberos, Cayetano Figueroa, cuyo nombre lleva el principal pasaje de este conjunto habitacional, ubicado en la población Bombero Garrido, barrio norponiente de la ciudad.

El presidente del comité de adelanto, Miguel Mella Cabezas, dijo a diario La Prensa, presente en la ceremonia, que en representación del sector vecinal de Bombero Garrido, expresaba su alegría de poder entregar un justo homenaje al mártir de la Segunda Compañía de Bomberos, Cayetano Figueroa.

De igual forma, destacó que en este homenaje se involucraba también el reconocimiento a todos los Bomberos de Curicó, servidores públicos que están permanentemente al servicio de la comunidad, agradeciendo además la presencia de autoridades y amigos del sector que se plegaron a este acto de recuerdo.

ALCALDE JAVIER MUÑOZ

Por su parte el alcalde, junto con saludar a la gran familia que compone Bomberos de Curicó, señaló que el buen momento sanitario que estaba teniendo la comuna de Curicó, daba la oportunidad de efectuar un justo homenaje al mártir Cayetano Figueroa, pero llamó a mantener las medidas sanitarias porque un relajo podría ser perjudicial.

“La historia tiene uno que perpetuarla y no solo en los libros sino en los gestos como el que se vive en una villa que lleva el nombre de ‘Caballeros del Fuego’ y además, donde el pasaje que tiene el monolito donde se desarrolla el homenaje lleva el nombre del primer mártir de la institución bomberil. Estos son momentos de la historia que hay que mantener y no olvidar como lo que hoy está haciendo esta comunidad, manteniendo estos símbolos históricos y que como municipalidad acogimos en su momento y lo seguiremos haciendo”, destacó el alcalde.

EMOTIVIDAD PARA LA INSTITUCIÓN

Que sea la propia comunidad quienes decidieran homenajear a los voluntarios de Bomberos, es de gran orgullo para el Cuerpo de Bomberos de Curicó dijo el superintendente, Jorge González.

“Tiene un doble sentido porque es la primera actividad después de que inició esta pandemia, de poder estar junto a la comunidad, algo que a nosotros nos gusta mucho y nos hace sentir mucho más orgullosos de lo que hacemos porque sentimos el cariño de la gente, cómo lo demuestran y esto es parte de ello, así que nos sentimos muy contentos de poder estar aquí junto a voluntarios y compañías vecinas, como es la Segunda Compañía y la Tercera, así que estamos muy contentos por eso y este tipo de situaciones nos insta a nosotros a seguir trabajando y a seguir siendo más profesional de lo que somos”, comentó el superintendente del Cuerpo de Bombero de Curicó.

PARA RECORDAR

La historia curicana recuerda que José Cayetano Figueroa, es el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Curicó, cuyo trágico desenlace comienza a producirse cuando la Segunda Compañía a la que pertenecía venía de vuelta de un incendio ocurrido en la ciudad  el 19 de mayo de  1914, en una botica ubicada en la avenida de la Alameda Las Delicias, hoy Manso de Velasco. 

Cuando los voluntarios volvían al Cuartel General, en Prat con Membrillar, empujando la bomba a vapor, la máquina sufrió un accidente al pasar por el empedrado de la  calle Merced con Chacabuco, frente a la plazoleta de la Iglesia de la Virgen de La Merced, volcándose y aplastando al voluntario Cayetano Figueroa Silva, produciéndole graves heridas.

Diario La Prensa recuerda además que el voluntario bomberil, quien fuera trasladado al Hospital San Vicente de Santiago, estuvo internado durante tres meses y no obstante los intensos esfuerzos médicos que se le dedicaron, falleció el 8 de agosto de 1914, causando grandes demostraciones de pesar en la comunidad curicana.