Doctor Rafael Silva: “Es muy terrible ver cómo muere gente joven a consecuencia del Covid-19”

0
605

Especialista. Broncopulmonar y exdirector del Hospital Regional de Talca, sostiene que hay responsabilidades compartidas entre autoridades y comunidad en el control de la pandemia.

Talca. Al doctor Rafael Silva Orellana le ha tocado ver de muy cerca el drama del Covid-19. Como especialista broncopulmonar, a diario debe atender pacientes contagiados en el Hospital Regional de Talca (del que fue director) y se conmueve al ver gente joven que ha muerto a raíz de la pandemia. Y tiene una visión crítica del comportamiento de la gente y de las autoridades frente a la crisis sanitaria, lo cual revela en esta entrevista con diario “La Prensa”.

¿Qué le generan las últimas cifras de contagio, con sobre 9.000 casos a nivel nacional y en la región con más de 700 en los días recientes?

“Es preocupante; creo que todos nos hemos ido sorprendiendo en la forma cómo han ido aumentando los casos, sin perjuicio de que esto se había anunciado, y pese a las restricciones que ha impuesto la autoridad (Cuarentenas). Si uno va al centro o sale a caminar, no se observa una disminución notable de autos y de personas. Entonces, uno se pregunta si toda la gente que anda en la calle son trabajadores esenciales, a lo mejor sí; entonces, el tema es que, si no se controla la movilidad, tampoco la pandemia. Además, los controles son bastante menos a lo que uno esperaría y en el caso de Talca son siempre en el mismo lugar, no han cambiado en absoluto, y la gente que sale sin permiso se va por otras vías. Todos podemos hacer mejor las cosas; nosotros, respecto de nuestra responsabilidad personal, pero la autoridad debe poner un poquito más de control”.

Entonces, ¿estamos hablando de responsabilidades compartidas entre lo que hace la gente, por un lado, y la autoridad y las medidas que adopta, por otra?

“Absolutamente. Sin duda, nosotros tenemos enormes responsabilidades, porque es inconcebible (que se realicen) fiestas clandestinas, reuniones con aforo sobre lo permitido; eso es, tener cero empatía por los demás. Hay gente joven que se cree invulnerable, lo cual es falso, porque tienen riesgo de morir con este virus. Pero, sin duda, que la autoridad tiene que poner control y orden y si eso no corre, entonces no va a funcionar”.

PACIENTES

¿Le ha trocado atender pacientes jóvenes contagiados con Coronavirus y en qué estado han llegado?

“Es enorme la cantidad de gente joven y eso es de todos los días. Personas de 25, 30 ó 35 años, graves, con sus pulmones destruidos, intubados, muertos de miedo y fallecidos, posteriormente. En las UCI (Unidades de Cuidados Intensivos) no están las personas de edad avanzada ni graves o con enfermedades terminales; hoy, las UCI están repletas de gente joven, gravísimas y está muriendo mucha gente joven”.

¿Qué sensación le deja en lo profesional y humano, ver que se mueren pacientes jóvenes por Coronavirus?

“Es durísimo para todos. Es algo que nunca habíamos vivido como médicos; llevo más de 30 años (de ejercicio en la Medicina) y nunca lo había visto. Es una situación terrible, donde vemos morir a gente joven. Paradójicamente, las personas no toman conciencia mientras no le llegue a alguien cercano. Cuando uno ve que hay un joven enfermo, la familia se aterroriza y toma conciencia de lo que ocurrió, pero mientras no sea un caso cercano creen que es algo lejano y que no les tocará a ellos, sino a otros y eso no es así. Acá, todos somos vulnerables y susceptibles que podamos tener un caso en la familia. Yo tengo colegas con los que compartí y hoy están fallecidos, entonces, es una situación muy compleja, donde si no tenemos conciencia del riesgo, va a seguir cometiendo errores”.

¿Cuál es el temor que Ud. tiene de lo que podría ver?

“El gran temor que tenemos todos, es que de repente no tengamos camas disponibles, porque éstas no son infinitas… No es suficiente tener camas, ponerles un ventilador y un monitor, porque se necesita personal capacitado que atienda pacientes graves y críticos. Hoy, el personal que trabaja en las UCI está reventado y predomina el cansancio; la gente joven (contagiados) llega y llega; puede llegar el momento en que tengamos que sacarle el intubamiento en forma apresurada a las personas para intubar a otras. Lo que nos preocupa, es que si tenemos 9.000 contagiados (en un día), a lo menos un 15% y 20% se tendrá que hospitalizar en 10 o 15 días más y alrededor de un 5% irá a una UCI, esto es, cerca de 300 personas y quién tiene 300 cupos diarios y así, no hay ningún sistema que resista. Entonces, o esto lo paramos o vamos a reventar el sistema y la gente no tendrá dónde ir a atenderse”.

VACUNAS

El doctor Rafael Silva, lidera en Talca el proceso de pruebas de la vacuna Janssen -del laboratorio Johnson y Johnson- el que evalúa de buena forma. “Va muy bien, la vacuna tiene resultados muy positivos, ya que protege de un 70% a 80% de no tener la enfermedad y casi un 100% de no tener enfermedad grave. Todas las vacunas tienen, más o menos, los mismos resultados y lo que podemos decir es que con la vacuna uno se puede contagiar, pero no desarrollará un cuadro severo que lo lleve a una UCI o un ventilador”.

Apunta que los resultados de la vacuna Janssen serán publicados en las próximas semanas en una prestigiosa revista científica y, posiblemente, dentro de poco será autorizada por el Instituto de Salud Pública (ISP) para que se pueda usar en Chile. Es de una sola dosis.