Denuncian que bloqueo de avenida habría sido “un factor clave” en fatal desenlace de joven

0
1724

CURICÓ. Familiares de un joven de 23 años, que el pasado domingo perdió la vida producto de una reacción alérgica tras sufrir una picadura de abeja, denunciaron que el bloqueo que por estos días presenta la avenida España, habría sido “un factor clave” a la hora de explicar el citado desenlace.

El protagonista de esta historia corresponde a Luis Hernán Muñoz Canales, quien durante la jornada del domingo se encontraba trabajando en un fundo del sector El Prado-Los Cristales. Fue en tal contexto donde sufrió la citada picadura, generándole rápidamente complicaciones de carácter respiratorias. Luego de trasladarse a su domicilio, dicho cuadro se agravó, sufriendo un desmayo. En tales condiciones, familiares lo subieron a un vehículo, a fin de que pudiera recibir la atención de rigor.

Si bien ya en oportunidades anteriores, el joven había sufrido cuadros de la misma naturaleza, también producto por picaduras de abejas, aunque no con tal nivel de gravedad, esta vez no logró ser derivado al recinto asistencial más a mano de su domicilio, en específico, la Mutual de Seguridad, ya que recordemos, la avenida España se encuentra bloqueada, como parte de las medidas asociadas a la vigente Cuarentena que rige en Curicó, por el Covid-19.

Por lo mismo, en definitiva, se optó por el SAPU Central en la avenida Freire, donde por las condiciones en la que el joven arribó, en definitiva, poco se pudo hacer.   

DESCARGOS

A través de redes sociales, Gisele Muñoz, prima del joven fallecido tras un paro respiratorio por shock anafiláctico, dio a conocer de manera pública el caso, realizando sus descargos, ya que, a su juicio, se trató de un desenlace que “perfectamente se pudo haber evitado”.

“Estoy destruida, hoy (domingo) partió mi amigo, primo y hermano, pero otra sería la historia si el acceso de la avenida España hubiese estado abierto, hubiesen alcanzado a llegar con él a algún centro de salud, no hubiesen perdido minutos valiosos dándose la vuelta para entrar a Curicó. 23 años tenía mi Gato (así le decían) un cabro sin vicios (…) Tengo rabia, por mi destruiría todo, no tengo consuelo sabiendo que se podía llegar a tiempo y además teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo en los otros accesos, ni controlan”, dijo.