Suena feo, pero todos entienden

0
50
Editorial

Un conjunto de seres humanos pueden conformar un “grupo”; una “comunidad”; una “población”; una “congregación” y así puede haber varias otras definiciones de carácter social o religioso y todos esos integrantes se sienten identificados, sin ningún problema.

Pero cuando surge la atrevida insinuación de compararnos con animales, son muchas las personas que se sienten un tanto molestas y eso ha estado ocurriendo por estos días y semanas recientes, cuando –a propósito de los programas de vacunación contra el Covid-19 – se habla de la importancia de conseguir la “inmunidad de rebaño”.

Según la RAE, un rebaño “es un grupo numeroso de animales de ganado doméstico, especialmente lanar, que se crían juntos”.

En una búsqueda breve –y poco acuciosa, eso sí– hemos tratado de hallar el origen de esta expresión que parece algo desconsiderada e irrespetuosa y francamente no lo hemos encontrado, aunque sí hemos descubierto que hay otras definiciones mucho más tolerables y comprensibles, como “inmunidad colectiva”, también conocida como “inmunidad de la población”, que puede protegerse de un determinado virus si se alcanza un cierto umbral de vacunación.

La inmunidad colectiva se logra protegiendo a las personas de un virus y no exponiéndolas a él y se sabe que las vacunas “entrenan” a nuestro sistema inmunológico para crear proteínas que combaten las enfermedades, conocidas como “anticuerpos”, tal como sucedería cuando nos exponemos a una enfermedad, pero, lo que es más importante, las vacunas funcionan sin enfermarnos.

Generalmente, este tipo de protección se busca a través de la vacunación. Pero en el caso de la infección por Coronavirus, al no disponer de vacunas, la esperanza es que con el tiempo llegue a haber tantos individuos que ya han superado la infección (de forma clínica o subclínica) que el virus no encuentre fácilmente personas susceptibles a las que infectar, por lo que se cortaría la transmisión o contagios.

En el caso de SARS-CoV-2 se ha calculado que esta inmunidad “colectiva” surge cuando más del 70 por ciento de las personas están protegidas.

Por el momento, entonces, perdonemos a las autoridades y expertos que siguen usando la expresión “inmunidad de rebaño”, porque si bien suena muy feo, todos entienden de qué se trata.