Nuevo accidente vuelve a “reflotar” petición de vecinos relacionada a la instalación de reductores de velocidad

0
656
La ocurrencia de un nuevo accidente de tránsito el jueves pasado volvió a poner en la palestra la necesidad de instalar un reductor de velocidad en la avenida O’Higgins, metros antes de la curva ubicada frente al Mall Curicó.

Llamado. Los accidentes que, “de manera habitual”, se presentan en la avenida O’Higgins, tras una curva frente al Mall Curicó dan cuenta de lo imprescindible que se ha tornado aquella demanda.

CURICÓ. Desde un tiempo a esta parte, como medio de comunicación, ya son “varias” las crónicas donde hemos dado a conocer la necesidad, planteada por los propios vecinos de la villa San José, de poder instalar reductores de velocidad (popularmente conocidos como “lomos de toro”) en la avenida O’Higgins, a metros de la curva que se presenta justo frente al supermercado que es parte del Mall Curicó. Los accidentes de tránsito que, “de manera habitual”, se presentan en aquel punto, dan cuenta de lo imprescindible que se ha tornado aquella petición, la que, por desgracia, esta semana “tuvo un nuevo capítulo”. La tarde de este jueves, la carrera de un vehículo concluyó justo en uno de los postes que están tras la citada curva, accidente que dejó a un menor de edad lesionado. Ya durante el martes de la semana pasada, en aquella curva una mujer resultó atropellada por una camioneta, lo que obligó su traslado en ambulancia al principal recinto asistencial de la ciudad.   

MATERIA EXPUESTA
Los vecinos del sector recalcan que la instalación de algún reducidor de velocidad se trata de una materia “que ha sido expuesta a diversas autoridades” de carácter local, sin obtener a la fecha algún tipo de respuesta. “Se ha planteado la idea (de instalar un reductor de velocidad), pero no sé qué están esperando ¿Qué fallezca alguien?”, fue lo que en tal oportunidad nos señaló uno de los vecinos, que solicitó mantener en reserva su identidad. Cabe señalar que se trata de una vía que detenta un “alto tráfico” vehicular, y que por sus características “invita” a los conductores a “aumentar” su velocidad, tratándose de una zona netamente urbana, a escasos metros de un supermercado, por ende, también con un “constante” tránsito peatonal. De hecho, el propio vecino aludido en esta nota asegura “haber perdido la cuenta” de los accidentes que en tal punto han ocurrido, recordando, por ejemplo, aquella oportunidad cuando el conductor de un vehículo concluyó su carrera justo en el frontis de una clínica ubicada en dicho sector.