Nochebuena… Algo lejano y casi olvidado

0
252

No se trata solamente por esto de la pandemia y las restricciones implícitas que nos cuesta  tanto asimilar o acostumbrarnos porque –aunque el objetivo sea una lógica medida de autoprotección y del mayor sentido común– es algo “antinatural” y tendemos a rebelarnos.
¡No… no se trata de eso propiamente, sino que en el fondo queremos referirnos a cómo las comunidades cristianas (bajo sus distintas corrientes y denominaciones religiosas) le han venido restando esencia espiritual e histórica a la fecha en que, antiguamente, se recordaba el Nacimiento del Redentor, el Niño-Dios, en un humilde pesebre de Belén.
Esto no sucedió de un día para otro ni siquiera de un año para el siguiente, sino que viene ocurriendo desde hace ya bastante más de medio siglo, sin percibir que estábamos entrando en una nueva era; una época altamente materialista, con individualismo y egolatría.
Pese a que ha sido un fenómeno imperceptiblemente lento, esta penosa transformación podría compararse con una corriente de agua tremendamente poderosa que va arrastrando todo a su paso.
Atrás fueron quedando la Novena del Niño; los pesebres; los regalitos al Niño Jesús, la Misa del Gallo y hasta los villancicos que grupos corales cantaban mientras recorrían calles y pasajes de barrios y poblaciones.
Ahora el panorama es absurdamente distinto y –pese a la crisis sanitaria – los sectores céntricos de cada ciudad o pueblo se han repletado de gente que camina como alucinada, abriéndose paso a codazos para comprar y comprar… cuando lo aconsejable sería lo contrario…¡ahorrar y prevenir, porque estamos lejos aún de volver a la ansiada “normalidad” tras la amenazante omnipresencia del maldito virus del Covid-19.
Vivimos en un mundo totalmente consumista y egoísta donde ya no es posible hablar de Navidad en los términos que eran respetados antiguamente!
La verdadera esencia ya se ha perdido en la mayoría de los casos. Hoy lo que es común y frecuente son las “guías de compras”: las “recetas navideñas”; “el mejor regalo”, etcétera.; pero se ha olvidado lo que en realidad significa esta fecha especial para todos los cristianos.
Es una pena que el concepto original de Nochebuena sea hoy algo lejano y olvidado.