Magia del “Viejito Pascuero” recorre barrios de Molina

0
413
El equipo municipal asiste al “Viejito Pascuero” durante su trayecto por Molina. “Nuestra intención es llenar de alegría e ilusión el corazón de los niños y de los adultos con alma de niño”, comentó al respecto la alcaldesa Priscilla Castillo

Tradición. El equipo municipal recorre junto al popular personaje las calles de la comuna entregando alegría y algunos dulces a los niños y niñas, fomentando el espíritu navideño en tiempos de pandemia.

MOLINA. Noches mágicas son las que se están viviendo en Molina, con la llegada de un especial personaje que enciende las fantasías de los más pequeños: el “Viejito Pascuero”.
Utilizando a sus tradicionales renos que, en esta oportunidad, son apoyados por un vehículo motorizado, el entrañable anciano de barba blanca recorre las calles molinenses junto al equipo municipal para entregar dulces a los más pequeños y regalarles un momento inolvidable.

BUENA RECEPCIÓN
La recepción de la comunidad ha sobrepasado las expectativas, ya que muchos apenas al escuchar el clásico “ho-ho-ho” salen de sus casas para apreciar el recorrido de la comitiva encabezada por la alcaldesa Priscilla Castillo.
“Nuestra intención es llenar de alegría e ilusión el corazón de los niños y de los adultos con alma de niño”, comentó la jefa comunal, señalando que “estaremos llevando al Viejito Pascuero por los barrios y poblaciones para fomentar el espíritu navideño, en estos difíciles tiempos que nos ha tocado vivir y en donde los más pequeños han tenido que sufrir también con el cambio de costumbres, sin poder ir a la escuela, jugar con sus amigos y disfrutar como lo hacían antes”.
Cumpliendo con las medidas sanitarias, muchos padres acuden al llamado de las campanitas y los villancicos junto a sus hijos e hijas, dejando entrever que la esperanza de tener un 2021 mejor sigue intacta.
Junto a un equipo de funcionarios, el trayecto del mágico ser oriundo del Polo Norte ha sido bastante expedito y promete seguir haciendo aparecer sonrisas tanto en los corazones infantiles como en el de los más longevos en el marco de lo que será una Navidad diferente, pero no menos emotiva.