Evitar malas noches… por “Nochebuena”

0
248

Ya hemos entrado al último mes del año y, lamentablemente se comprueba que la malsana tendencia consumista y el creciente materialismo que caracteriza a estos tiempos modernos, podría echar por tierra gran parte de las expectativas que mucha gente tiene respecto de la “celebración” cada vez más próxima de la Navidad 2020 y cuyo ambiente es absolutamente distinto de los 25 de diciembre pasados, cuando todo era “normal”.

Independiente de que la esencia profunda del espíritu navideño se ha venido desfigurando desde hace largas décadas, la crisis sanitaria que afecta a todo el mundo debería alertarnos sobre los riesgos que implica el querer festejar esta fiesta “como si todo fuera igual que siempre”.

No solamente se trata de exponerse irresponsablemente a los contagios al salir de compras –muchas de las cuales podrían entrar en un terreno poco austero y hasta superfluo–, sino que también incurrir en acciones que más adelante pueden dañar el presupuesto hogareño.

Por otra parte, las autoridades del Ministerio de Salud han sido muy claras y precisas al alertar sobre un posible rebrote de la pandemia, si no se toman todas las medidas precautorias en los días y semanas venideras.

En tanto, en casi todos los países europeos se enfrenta un segundo brote de Coronavirus más virulento que el registrado en la pasada primavera. 

Los gobiernos en las naciones del viejo continente están adoptando drásticas medidas para restringir los traslados de la población e incluso, también disponen el cierre de fronteras y hasta entre municipios cercanos.

En Chile, el ministro de Salud, Enrique Paris, dijo ayer martes que, de ocurrir un rebrote, “podríamos llegar a tener en enero 9.560 casos al día, por lo que vamos a necesitar 4.562 camas UCI”.

Cabe detallar que en el peak de la pandemia en Chile, registrado el 14 junio del 2020, el país confirmó 6.938 casos nuevos de Covid-19.

Para la autoridad, “es necesario incluir en la estrategia la generación de conciencia para la población; impulsar la consulta precoz; fortalecer la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento”.

Es decir…o bajamos las revoluciones con respecto a la próxima Nochebuena, o tendremos muchas “noches malas”.

Así de simple… desgraciadamente.