Adultos mayores de Pelarco se especializaron en elaboración de gastronomía típica chilena

0
308
El proyecto “Juntos y revueltos, queda más rico”, obtuvo gran valoración del vocero regional, Jorge Guzmán, quien acompañó a los adultos mayores de Pelarco.

Talleres. El proyecto se enmarcó en las iniciativas sociales que desarrolla el Fondo de Fortalecimiento de Organizaciones de Interés Público a nivel nacional y se ejecutó a través de talleres práctico-teóricos.

PELARCO.  Mezcla de sabores, texturas, sensaciones y con los aromas de la elaboración de productos típicos chilenos, con énfasis en la gastronomía local, así desarrollaron los integrantes del Club de Adulto Mayor Lolosaurios de Pelarco, su proyecto social que busca rescatar sus raíces maulinas a través de sus habilidades culinarias.

La iniciativa se llevó a cabo a través de talleres práctico-teóricos, en compañía del seremi de Gobierno, Jorge Guzmán; y el alcalde de la comuna, Bernardo Vásquez, proyecto que se enfocó en poner a prueba las destrezas de los adultos mayores, gracias al financiamiento del Fondo de Fortalecimiento de Organizaciones de Interés Público (FFOIP) del Ministerio Secretaría General de Gobierno. 

Así es como el proyecto “Juntos y revueltos, queda más rico”, obtuvo gran valoración del vocero regional, quien aseveró que, “nuestros adultos mayores son sinónimo de experiencia y este proyecto ayudó a que ellos, demuestren todas sus habilidades culinarias, además, fue un espacio de dispersión para que se unan aún más como agrupación y por qué no, también llevarlo a ser una fuente de ingreso”, señaló la autoridad.

ELABORACIÓN PROPIA

La instancia que los acercó e impulsó sus habilidades sociales, tuvo como objetivo entregar independencia económica al club con productos de elaboración propia para su distribución. Así es como dentro de los implementos a los que accedieron para desarrollar el curso estuvieron: Elementos de sanitización (por prevención ante el Coronavirus), una monitora, pecheras estampadas, utensilios de cocina y productos de mercadería para la producción de las recetas. Todo esto contó con un presupuesto de cerca de un millón y medio de pesos.

Finalmente, Edita Vega, tesorera del club, manifestó que durante el proceso de postulación e inicio de ejecución hubo cambios, ya que “teníamos visto otro proyecto que íbamos a hacer, pero por el tema de la pandemia lo tuvimos que cambiar y postulamos a un proyecto para hacer pan, empanadas, tortillas y postulamos a hornos semi industriales, ollas, pecheras, sillas y varias cosas que se compraron”, señaló.

Junto a ello, señaló que como organización ha sido complejo reunirse desde marzo, pero “estamos demasiado felices y agradecidas porque son cosas que realmente nos hacían falta. Nos sentimos realizados”, concluyó.