El lento e impredecible retorno del turismo

0
286

El turismo es, sin lugar a dudas, la actividad que tiene una de las incidencias más vitales y gravitantes en la situación socioeconómica de cualquier país y Chile no está ajeno a esa realidad, que se ha visto tan terriblemente afectada por la pandemia del Coronavirus.

En condiciones normales, el turismo genera empleos en áreas tan requeridas e imprescindibles como el transporte, en sus diversas manifestaciones (líneas aéreas, compañías navieras; líneas de servicio terrestre en todos sus niveles, etc); también la gastronomía, hotelería; guías y cicerones; traductores, artesanía, publicidad y, en resumen, una gama enorme  de servicios anexos que, desde marzo de este año, se ha visto duramente golpeada y reducida a su mínima expresión, con todo lo que ello implica en pérdida de empleos y una cesantía generalizada que aflige a la vida cotidiana.

Tras casi nueve meses y dependiendo de la evolución de la crisis sanitaria, algunos países han estado volviendo lenta y gradualmente a echar a andar este ciclo tan significativo de la economía.

Es así como también en nuestro país se está hablando por estos días de la “apertura de fronteras” para personas de otras nacionalidades no residentes, lo que abriría la opción de reactivar, aunque sea parcialmente, la actividad turística.

En esta misma línea y ante esta eventualidad, los salubristas y académicos de la Universidad de Talca, Daniel Jiménez y Loreto Núñez, han formulado un llamado a mantener y poner especial cuidado y rigurosidad en las medidas preventivas que eviten el riesgo de contagio de Coronavirus.

Las autoridades dispusieron un plan especial para la llegada de los extranjeros no residentes en el país, que contempla la entrada a territorio nacional solamente a través del terminal aéreo capitalino. 

En este sentido, se solicitará un examen de PCR tomado en un plazo máximo de 72 horas antes de abordar el avión con destino a Chile; un seguro de salud y el pasaporte sanitario. 

Además, las personas que viajen desde países catalogados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con transmisión comunitaria, deberán realizar una cuarentena por 14 días y junto con ello, se implementará un sistema de monitoreo por dos semanas para quienes provengan de países que no tengan esa situación.