Pareja que se reencontró en albergue contrajo matrimonio

0
400
Susana y Cristian se casaron en una inédita ceremonia en una de las residencias sanitarias de Curicó.

Ceremonia se realizó ayer en Curicó. Susana y Cristian estuvieron acompañados en este esperado momento por la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar.

CURICÓ. Un momento muy emotivo se presentó ayer en la comuna, pues luego de muchos años, una pareja que se conoció viviendo en situación de calle se reencontró durante este invierno en uno de los albergues dispuestos en Curicó y en la tarde de este viernes contrajo matrimonio.
La ceremonia que selló la unión de Susana Barragán y Cristian Jara se desarrolló en la Casa San Pablo, donde actualmente aún se mantiene como residencia sanitaria, y contó con la presencia de la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar y el subsecretario Sebastián Villarreal.
En conversación con diario La Prensa, la secretaria de Estado explicó que “este fue un matrimonio de personas en situación de calle, que se habían conocido en la calle, que se reencontraron en uno de nuestros albergues, de los seis que tuvimos en Curicó”. 
La ministra de Desarrollo Social manifestó además que “es una historia preciosa, de mucho esfuerzo, de mucho dolor también. Ellos llevaban varios años en la calle con problemas de alcohol, de drogas; hicieron un esfuerzo muy grande de rehabilitación para salir adelante y en ese proceso se acompañaron”.
Comentó además que, en su reencuentro en el albergue, recibieron ayuda de muchos funcionarios, de los monitores y que incluso uno de estos monitores fue testigo del matrimonio civil.
“Ellos tenían solo palabras de agradecimiento de todos quienes los acompañaron en este proceso, en el que además se reencontraron con su propia familia. Susana se reencontró con su padre, Óscar, a quien no veía hace 18 años, también con su hermano; y Cristian volvió a ver a su madre luego de 15 años, así como a su hermana”, comentó. 
Karla Rubilar agregó que “para nosotros como Ministerio de Desarrollo Social, que tenemos múltiples misiones, poder acompañar y generar procesos de segundas oportunidades para las personas en situación de calle, esto es realmente inspirador, y quisimos venir a acompañar este momento tan importante y traerles además buenas noticias que hemos construido entre todos en la provincia”.
En la ceremonia de matrimonio civil también participó el gobernador de Curicó, Roberto González, el alcalde Javier Muñoz y los seremis de Desarrollo Social y de Vivienda, Felipe Valdovinos y Gonzalo Montero, respectivamente.

REGALO
En cuanto a esas buenas noticias que las autoridades entregaron a los recién casados, la ministra Rubilar contó que “es el regalo más grande que podemos entregarles, que es el subsidio de vivienda, su casa. Nosotros tenemos un programa con el Minvu que se llama ‘Vivienda Primero’, donde les entregamos un techo; es una casa en San Rafael, con living comedor, dos dormitorios, patio, muy bien ubicada, completamente equipada. Es parte de los regalos para poder acompañarlos en este nuevo camino, donde no va a ser fácil, pero ellos tienen toda la voluntad y la fuerza para salir adelante juntos”.

OFICINAS
Tras asistir al matrimonio de Susana y Cristian, la ministra Karla Rubilar se trasladó hasta Talca, donde participó de la ceremonia de inauguración de las nuevas dependencias de la Seremi de Desarrollo Social en la capital regional. 
Respecto a este tema, la autoridad manifestó que “si hay algo que nos hemos dado cuenta post crisis del 18 de octubre y que venía acumulándose hace muchos años, es que los ciudadanos necesitan un Estado más cercano. Esa crisis de confianza institucional que venía de hace muchos años tiene que ver muchas veces con que el Estado no está necesariamente cerca de las personas, no les entrega respuestas, no estamos siendo un solucionador, muchas veces -y perdone mi castellano- peloteamos a las personas para entregarles soluciones; y nosotros creemos que nuestro ministerio es el llamado a ser el gran solucionador, esa ventanilla única para coordinar y por eso es tan importante que la seremi en el Maule tenga una infraestructura mucho mejor que a anterior, que tenga a los 48 funcionarios con la capacidad para atender muy bien, que generemos más herramientas con todos nuestros programas”.
Finalmente, la ministra de Desarrollo Social manifestó que “necesitamos darles soluciones integrales a las personas y ojalá a las familias completas. Quisimos acompañar a nuestros funcionarios para decirles que tenemos que estar mucho más cercanos, menos burocráticos y eso es parte del espíritu que queremos transmitir”. 

La pareja se conoció hace muchos años, cuando vivían en situación de calle y juntos pudieron salir adelante, recuperarse y ahora inician una nueva etapa en sus vidas.