Parlamento aprueba nueva política agrícola común con obligaciones ambientales cuestionadas por ONGs

0
624

El Parlamento europeo adoptó el viernes las directrices de la próxima Política Agrícola Común (PAC) del bloque, que contiene más obligaciones ambientales aunque ONGs especializadas consideran que esas medidas y los presupuestos previstos son muy insuficientes.

Los tres documentos que constituyen la base de la próxima PAC fueron aprobados aunque durante la jornada hubo un clima de incertidumbre sobre la orientación de los principales bloques políticos.

Ahora los legisladores deberán negociar con los países miembros la aplicación de la norma a partir de 2023.

Esta nueva PAC amplía los llamados “ecoregímenes”, que prevén pagos a productores agrícolas que hayan alcanzado o superados las metas en materia de protección ambiental o en apoyo a las acciones contra el cambio climático.

La propuesta también determina dedicar al menos el 35% del presupuesto de desarrollo rural a todo tipo de medidas relacionadas con el medio ambiente y el clima.

Sin embargo, las bancadas de los verdes europeos y parte de los legisladores de izquierda votaron contra el nuevo plan por considerar que en nada contribuye a repensar el modelo agrícola y alimentario europeo.

En una nota, la bancada de los Socialistas y Demócratas defendió la nueva PAC, pero admitió que el grupo había “luchado por una reforma más ambiciosa”.

Por su parte, la alianza española Unidas Podemos lamentó que “solo tiene un bonito envoltorio verde. No va a servir para alcanzar los objetivos medioambientales y de conservación de la biodiversidad de la UE, y puede darle la puntilla a la agricultura tradicional y a las pequeñas explotaciones”.

“Error histórico”

De su lado, una nota de los Verdes señaló que “esta PAC es un error histórico”.

Para el legislador socialista Marc Tarabella, la aprobación de la nueva PAC es “una catástrofe”, un texto que no responde ni a las necesidades agrícolas ni ambientales.

Para la bancada de la Izquierda Unitaria europea, la aprobación fue “un ejercicio cínico”.

Activistas en defensa del medio ambiente habían presionado a los eurodiputados para pedir el rechazo a la nueva PAC por no ayudar a cumplir los compromisos para combatir el cambio climático.

La destacada activista Greta Thunberg advirtió a los eurodiputados que “ésta es su oportunidad de convertir palabras vacías en acciones”. “Los ojos de las generaciones futuras están sobre ustedes”, agregó.

Los subsidios de la UE a los agricultores son enormes y comprometen aproximadamente un tercio de todo el gasto del bloque para los Estados miembros.

En la propuesta de presupuesto para 2021 a 2027 que se debate actualmente, se destinan unos 387.000 millones de euros (unos 458.000 millones de dólares) a esa finalidad.

Esas ayudas son ferozmente defendidas por los Estados agrícolas, especialmente Francia, Irlanda y las naciones de Europa del Este, donde los agricultores tienen una fuerte influencia política.

Activistas ambientales, en tanto, señalan con frustración que apenas el 20% de los recursos en los planes de gasto discutidos se dedicará a políticas favorables al clima.

A principios de esta semana los ministros europeos de agricultura, reunidos en Luxemburgo, habían alcanzado un acuerdo sobre las líneas centrales de la nueva PAC, que ahora resultó respaldada por el Parlamento.

Fuente: BiobioChile.cl