Niñas, niños y adolescentes podrán votar simbólicamente en el plebiscito del 25-O

0
841

Será un sufragio a través de Internet donde los niños, niñas y adolescentes de 6 a 17 años podrán dar a conocer sus preferencias y opinar sobre el futuro del país.

Se avecina un plebiscito importante para Chile donde se decidirá si se quiere una nueva Constitución o no, donde todos los mayores de 18 años podrán votar como en cada proceso electoral. En esta oportunidad, los niños, niñas y adolescentes también serán parte de la votación, de manera simbólica.

World Vision tendrá habilitada su página web para que menores de edad puedan emitir su voto con respecto a diferentes temas. La votación estará dividida en dos tramos de edades, de 6 a 13 años y de 14 a 17 años, donde a los más grandes se les preguntará si aprueban o rechazan una nueva Constitución.

“Lo hicimos así porque los niños y niñas se encuentran en etapas distintas de desarrollo. En general, para el primer grupo etario, sugerimos que se respondan las preguntas acompañados de un adulto con la idea de generar un diálogo intergeneracional. Lo importante aquí es respetar los derechos de niños, niñas y adolescentes, debemos escucharles y darles un espacio serio y formal para saber lo que piensan, sienten y esperan de nuestro país” explica Harry Grayde, director ejecutivo de World Vision Chile

Se harán además preguntas sobre crianza, educación, salud, pandemia, futuro país y peticiones que les gustaría realizarle a los adultos. Las respuestas que se entreguen serán sistematizadas y analizadas a fin de maximizar la voz de la infancia y la adolescencia para influir en políticas públicas que les entreguen protección y seguridad. Los resultados se conocerán a través del sitio web de World Vision el mismo domingo 25 de octubre.

Voto adolescente

Aunque en Chile el sufragio de los adolescentes será simbólico, hay otros países de América Latina que han instaurado el voto joven de manera formal. En Cuba, los ciudadanos están habilitados para votar desde los 16 años, al igual que en Brasil, donde los jóvenes de 16 y 17 años pueden votar de manera voluntaria ya que de los 18 en adelante es obligación participar en las elecciones.

En Argentina se puede participar de manera voluntaria en los sufragios a partir de los 16 años desde el 2012. En las elecciones generales legislativas del 2013 participaron solo un 20% de los jóvenes argentinos de 16 y 17 años que estaban habilitados para votar.

En Chile se intentó implementar el voto a partir de los 16 años para el plebiscito del próximo 25 de octubre sin éxito en el Congreso.

La importancia de la participación de los niños, niñas y adolescentes

La Convención Internacional de Derechos de la Niñez, en su quinto artículo, señala que los niños y niñas deben ser integrados como sujetos activos y protagónicos en la familia y comunidades de las cuales participan, por eso la participación infantil y juvenil es fundamental para la construcción de una sociedad más equitativa y justa.

Incluirlos en las votaciones permitirá, por ejemplo, que en el eventual caso de que se redacte una nueva Constitución, los constituyente tengan claridad cuáles son los intereses de esta parte importante de a sociedad.

“Una de las características esenciales de las constituciones es que tienden a perdurar en el tiempo, por lo tanto, las decisiones que se adopten en la convención van a repercutir no solo en la vida de las personas que van a ir a sufragar para elegir a los convencionales, si no que mayoritariamente van a repercutir en la vida de los y las chilenas del futuro y en ese caso es aún más valioso escuchar la opinión de niños, niñas y adolescentes”, señaló José Ignacio Núñez, abogado y académico U. Central

Incluir a los niños y niñas en el marco del plebiscito del próximo domingo 25 de octubre potencia el proceso democrático. Se genera una conducta de reflexión ciudadana en torno a temas de interés para esta parte de la sociedad.

“Desde esa lógica, se potencia el espíritu republicano y ciudadano de los niños desde su infancia, es un método que permite recoger información que puede ser utilizada para la política pública como para investigaciones en el ámbito de la infancia en razón de aquellos temas que son de interés de los niños”, señala Rafael Pizarro, director de Administración Pública UTEM.

Los expertos coinciden en que iniciativas como las de World Vision podrían ser replicadas por organismos gubernamentales que sirven para incentivar la conducta cívica y el interés por los asuntos públicos por parte de los niños y niñas lo que podría repercutir de manera positiva a generar mejores ciudadanos en el futuro. 

Fuente: CNNChile.cl