SAG realiza exitosa liberación de “güiña” juvenil en sector cordillerano de Cipreses

0
230
La güiña es una especie en peligro de extinción.

Tras rehabilitación. El trabajo de los expertos permitió que el cachorro adquiriera capacidades para poder sobrevivir en su medio natural, es decir, aptitudes como cazar, trepar árboles y rehuir al ser humano. 

SAN CLEMENTE. Tras siete meses de arduas tareas de rehabilitación fue liberado exitosamente un ejemplar de güiña, felino silvestre en peligro de extinción, que había sido rescatado de las calles de Curepto por funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero.

En la acción de liberación, realizada en el sector cordillerano de Cipreses, participaron el director regional del SAG, Fernando Pinochet, y el seremi de Agricultura, Luis Verdejo. 

El animal fue rescatado por el SAG tras un llamado de un vecino, quien observó una cría de felino silvestre abandonada y desorientada. El ejemplar fue identificado como un cachorro de güiña de no más de cuatro meses, huérfano y en malas condiciones, por lo que recibió la primera atención por parte del médico veterinario Rodrigo Villalobos. Superada la etapa crítica, fue enviado al Centro Especializado en Fauna Silvestre (UFAS) de la Universidad Andrés Bello en Buin.

El trabajo de los expertos permitió que el cachorro adquiriera capacidades para poder sobrevivir en su medio natural, es decir, aptitudes como cazar, trepar árboles y rehuir al ser humano. 

En septiembre fue trasladado a una jaula de pre-liberación que el SAG dispone en el sector de Cipreses, gracias a la colaboración de la empresa Enel. Un mes después, las autoridades del agro en el Maule procedieron a abrir la jaula para que, de manera no forzada, este animal juvenil se integrara a su nuevo hábitat, en un método denominado “soft-release”.

“Los cuidados intensivos y de crianza de este tipo de ejemplar son muy difíciles, por lo que estamos muy contentos por este esfuerzo para conseguir su recuperación. También, al ser un animal en peligro de extinción es un doble logro poder rescatarlo, recuperarlo y devolverlo a su medio natural”, indicó el director del SAG.

“Hago un llamado a la población a proteger este tipo de felinos silvestres, a no cazarlos, no dañarlos, ya que aportan mucho a nuestro ecosistema al ser importantes controladores biológicos de roedores en nuestro país”, recalcó Verdejo.

ARBORÍCOLAS

La güiña (Leopardus guigna), es el felino silvestre más pequeño de América y del mundo, catalogado en Chile como especie en peligro de extinción. Esta especie solo se encuentra en Chile y Argentina, en zonas boscosas. Son ejemplares crepusculares, es decir, que presentan mayor actividad al atardecer y durante la noche, y arborícolas, lo que significa que pasan mucho tiempo arriba de árboles en bosques nativos. Es un excelente controlador biológico de roedores, incluido el ratón de cola larga, transmisor del virus Hanta.