A los maestros (as) con cariño

0
162
Editorial

¿Cuándo comenzó la “educación” en Chile?

Transcurridos varios siglos, esa pregunta no tiene casi relevancia alguna si la miramos desde el punto de vista formal e institucional, pero si se pretendiera hacer un somero rastreo “histórico” habría que remitirse a los primeros misioneros religiosos que conformaron esa primitiva “avanzada” que acompañaba a los colonizadores españoles, los cuales –aparte de evangelizar a los indígenas, según la doctrina cristiana– enseñaban la lengua castellana y las “buenas costumbres”.

Hubo de transcurrir aproximadamente casi un siglo y medio para que surgieran las primeras instancias formativas serias y fue así como, bajo la presidencia de Manuel Bulnes y siendo Ministro de Justicia e Instrucción Pública, don Manuel Montt, por decreto de 18 de enero de 1842, se creó la primera Escuela Normal de Preceptores, la que abrió sus puertas en Santiago el 14 de junio del mismo año, bajo la dirección de Domingo Faustino Sarmiento.

Lo demás es una larga y no poco azarosa historia en que destaca la formidable y fructífera misión cumplida por las Escuelas Normales, lamentablemente desaparecidas poco después de asumir el régimen militar en 1973.

El 16 de octubre de 1974 fue publicado en el Diario Oficial, el Decreto Ley Nº 678, que crea el Colegio de Profesores, en ese momento la organización gremial única del magisterio, ya que habían sido disueltas todas las existentes al momento del Golpe de Estado y que habían dado origen al SUTE (Sindicato Único de Trabajadores de la Educación).

Por eso es que ayer viernes 16 “debió” celebrarse el Día del Profesor (a), pero todo quedó en lo “virtual” a raíz de la crisis sanitaria por el Covid-19.

Independiente del trastorno que provocó la obligada suspensión de clases “presenciales” por temor a los contagios, parece justo rendir aunque sea un mínimo homenaje a todos los  abnegados maestros y maestras que formaron, forman y seguirán formando a las generaciones de alumnos que debieran reconocerle su noble y vital labor.

En el actual contexto de “teleclases”, la situación de la educación escolar se ha visto desafiada y cuestionada de múltiples maneras y hoy, los profesores (as) se ven enfrentados a encontrar una nueva forma de ejercer su rol docente y a repensar lo que se ha venido haciendo hasta el momento.-