Las dos formas de mirar el vaso…

0
172
Editorial

La antigua, popular y casi legendaria metáfora del “vaso medio lleno o medio vacío” permanece muy vigente en la sociedad chilena -tal como, se supone, que ocurre en todo el mundo-, porque la mayor parte de la gente sigue estando dividida entre los pesimistas (que piensan en el concepto “semivacío”) y los optimistas, para los cuales el vaso está medio lleno.
Dependiendo del ángulo o prisma con que a veces, miramos o analizamos las cosas, parecieran contraponerse y entonces es preciso evaluar cada escenario en sus méritos y también en sus falencias.
Por ejemplo: si revisamos la edición del recién pasado domingo 11 del presente mes, nos encontramos con una crónica en que se afirma que la Región del Maule es la cuarta con mayor número de hogares beneficiados con el Ingreso Familiar de Emergencia en el territorio nacional y que, en cuanto a Créditos Fogape (Fondos de Garantía para Pequeños Empresarios) -aún vigentes- se alcanzaron 6.500 préstamos a emprendedores maulinos.
Más adelante -en la edición del martes 13- nos encontramos con que “las comunas de la Región del Maule registran bajos promedios de desarrollo económico”.
Por cierto, debe reconocerse que son dos cosas distintas, pero si nos ponemos en el lugar de los ciudadanos “de a pie”, sencillos y corrientes, ellos pueden confundirse y hacer enfoques poco objetivos.
Y es que, aunque parezca extraño, ambas situaciones -en gran parte- tienen en su fondo, un mismo común denominador y que se llama: “Pandemia Mundial del Coronavirus”, que desde el mes de marzo, viene alterando lo que era nuestra vida “normal”; sin olvidar el “Estallido Social” del 18 de octubre de 2019, del cual se cumplirá justamente un año este próximo domingo.
Por una parte, deberíamos apreciar los buenos resultados que han tenido en nuestra zona los planes paliativos dispuestos para contrarrestar la crisis sanitaria, pero por otro, tenemos que lamentar que la mayor parte de las comunas maulinas estén mostrando un rango de desarrollo “medio bajo” y que solamente Talca, Curicó y Linares muestren un rango “medio alto”.
Es decir: un vaso medio lleno y… un vaso medio vacío.