¡Salve a ti, Curicó, ciudad gentil…!

0
400
Editorial

Al cabo de 277 años de historia -que se cumplen justamente hoy viernes 9 de octubre- nos encontramos, lamentablemente, con un “Curicó pandémico y enmascarillado”, tal como el resto del país y del mundo entero.
Pero eso, de modo alguno, debería ser una razón para que omitiéramos la relevancia de esta efeméride tan nuestra, que nos remite hacia nuestra identidad como pueblo, a ese sentimiento colectivo de pertenencia y propiedad…y hasta de un cierto orgullo que nos ha llevado a decir que “somos la tierra donde nadie es forastero”.
En un larga línea cronológica, no es primera vez que el día 9 de octubre se ve con muy pocas luces de fiesta y sin los alegres y habituales festejos comunitarios llevados a cabo generalmente en el corazón de la ciudad, particularmente en el entorno de nuestra bella Plaza de Armas y que se extienden a los diversos barrios y poblaciones.
En el curso de la historia lo más cercano a esas características negativas fue lo que se advertía en el mes de octubre de 1973, a menos de un mes del quiebre de la vida democrática en el país.
Pero esta vez, no ha sido la voluntad humana la que ha alterado la vida citadina, sino que fue un enemigo maldito, invisible, un virus de alta contagiosidad que no solamente ha estado provocando sufrimiento, dolor y muerte, pues también ha generado un caos económico, laboral y social que está siendo muy difícil de superar.
Si nada de lo sucedido a partir de marzo, cuando se declaró la pandemia mundial por el Coronavirus hubiera ocurrido, hoy los curicanos estaríamos participando activamente de un programa organizado por las autoridades municipales, partiendo por el homenaje al fundador José Antonio Manso de Velasco y hasta un desfile en la plaza, con la presencia de las principales fuerzas vivas de la ciudad y delegaciones de las distintas escuelas, colegios y liceos que hoy permanecen vacíos y mudos ya que las clases son “online”.
Pero no todo es inactividad, y es así como -también por la misma vía de la comunicación remota o a distancia- algo se podrá hacer y, en el fondo de nuestra condición de curicanos amantes de su tierra, brindaremos de manera virtual por los 277 años del primer emplazamiento de la Muy Noble y Leal Villa de San José de Buenavista, en 1743, en los terrenos que hoy se denominan Convento Viejo.