Fomentan la lectura en niños de cuarto básico del ISM

0
295

Charla online con escritor Roberto Fuentes. El objetivo de este encuentro fue conocer el mundo creativo del autor de algunos libros favoritos de los estudiantes.

Un entretenido encuentro sostuvieron, en el marco del ramo de lenguaje, alumnas y alumnos de cuarto básico del ISM, con el escritor Roberto Fuentes.

El principal objetivo fue fortalecer el fomento lector entre las niñas y niños, conociendo los procesos creativos del autor de sus libros favoritos.

La gestión fue del profesor Francisco Sanhueza Arias, junto a las tutoras Daniela Bolbarán Sepúlveda (4° básico A) y “Malú” Lorenzini Rodríguez (4° básico B).

“UN HOBBY”

El popular escritor nacional es autor de cuentos, antologías y novelas como “Está mala la cosa afuera”, “No te acerques al Menotti” o la conmovedora novela “Estrella” publicada este año 2020.

Roberto Fuentes, de profesión ingeniero civil, comentó y respondió todas las preguntas que le hicieron los ávidos lectores maristas.

Los niños y niñas formularon preguntas muy profundas sobre su certera capacidad creativa que motivó a que el autor compartiera facetas desconocidas sobre su vida como estudiante y sus inicios, “primero como un hobby”, dijo el escritor.

“ABRIR LA MENTE”

Gracias a la pregunta de Magdalena Mira se supo que el “alter ego” de sus novelas es “Beto”, personaje que reconoció, representa a Roberto en mucho a su persona. Animó a los niños a leer como él lo hacía de niño: “leer de todo, desde el Condorito, revistas, libros, porque permite descubrir mundos y abrir la mente”.

Por su parte, Francisca Donoso apuntó a cómo Fuentes se dio cuenta que quería ser escritor y cuándo comenzó a hacerlo. El entrevistado respondió que fue un proceso gradual, “leyendo mucho, me gustaba escuchar historias de amigos, de mis familiares, también los monitos animados porque las historias están en todos lados. Siempre me encantó lo mágico que tienen las historias”, confesó.

Recordó además: “cuando era niño, leí Papelucho y decidí escribir mi diario de vida. Fue un fracaso porque no me sucedía nada extraordinario, era muy fome, pero con el paso del tiempo fui creciendo y empecé inclusive a dibujar e inventaba las historias que, ya más grande, eran más elaboradas. Incluso escribí obras de teatro”.