Si fuera un octubre “normal”…

0
253
Editorial

Y aquí estamos otra vez, hablando obligadamente de la amarga, dramática e indeseable pandemia que viene marcando prácticamente todas las actividades humanas, desde marzo de este fatídico año 2020.
Si nada hubiera pasado y las condiciones fueran normales, hoy estaríamos entrando a este décimo mes que -especialmente para los curicanos- tendría las acostumbradas y múltiples programaciones tan propias de la celebración de un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad, durante octubre.
La realidad, sin embargo, es otra y todo será “nominal” porque hay que cuidarse y evitar las aglomeraciones; de modo que no habrá ceremonias, ni desfiles, ni eventos que concentren cantidades significativas de gente, particularmente el viernes 9, cuando deben cumplirse exactamente 277 años del primer emplazamiento de la villa de San José de Buenavista, en 1743.
Tal vez lo más que podría conservarse es el homenaje al fundador Conde de Superunda, José Antonio Manso de Velasco ante cuyo busto, en la Plaza de Armas, habría de colocarse una ofrenda floral y donde estarán presentes solamente unas pocas autoridades, usando, por cierto, las mascarillas de rigor.
Tampoco se podrá celebrar el Día de la Hispanidad, el lunes 12 y todo se reducirá también a un acto mínimamente protocolar sin la habitual presencia de la siempre numerosa colectividad española residente.
Y como este octubre viene “recargado”, va a ser inéditamente diferente el escenario humano para el último domingo (25) cuando los curicanos –al igual que todos los maulinos y chilenos en general, mayores de 18 años– participen en el Plebiscito en el cual debería  definirse si Chile tendrá o no una nueva Constitución y cuál será el órgano a cargo de su redacción, en caso de que triunfe el Apruebo.
Seguramente, ese día (que será feriado obligatorio) habrá más gente en las calles, pero todos deberán protegerse como corresponde. Naturalmente, se considerará mucho control sanitario en todos los locales de votación y deberá conservarse la debida distancia física entre quienes vayan a emitir su voto.