“Pienso que cada vez que sale la fragilidad y salen las dificultades, aparece lo mejor de los chilenos”

0
372

Alfredo Moreno, ministro de Obras Públicas. El titular del MOP se refirió a la gran tarea que tiene este ministerio, para reactivar la economía y generar puestos de trabajo.

En su paso por Curicó hace pocos días, diario La Prensa conversó con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, sobre cómo ha vivido esta pandemia, considerando que él tuvo Coronavirus hace algunos meses,

¿Qué significa para usted el Coronavirus?

“Un momento muy difícil que nos ha obligado a estar separados”

¿Qué es lo que más extraña del tiempo antes de la pandemia?

“Poder estar con los amigos, con la familia, con la gente que uno trabaja… los abrazos, no tener que usar mascarillas. No tener tantas precauciones de distanciamiento que hace todo más difícil”.

¿Qué ha sido lo más duro para usted en el ámbito personal o familiar?

“He sido muy afortunado, porque a pesar de haber tenido Coronavirus, no tuve síntomas, ni tampoco ninguna consecuencia, ni problemas; y el resto de mi familia no ha tenido. Así que en lo personal no he tenido ninguna consecuencia. Esto ha significado tener distancia… mi madre tiene 96 años y no la he visto desde que esto empezó; la vemos a través de un vidrio cuando la visitamos, ella está con una persona que la cuida, pero no la podemos ver por el riesgo de contagio”.

¿Qué ha sido lo más duro que le ha tocado vivir en el ámbito laboral?

“En mi caso, hay personas que trabajan conmigo, tanto en lo personal como en el ministerio que han pasado momentos muy difíciles; no me ha tocado que alguien pierda la vida, pero sí personas que lo han pasado realmente mal, que han pasado tiempos muy largos en el hospital, el sufrimiento de su familia, eso ha sido muy difícil. En el ministerio tenemos más de 10 mil funcionarios y han sido muchos los que se han contagiado y cada uno de ellos ha pasado momentos difíciles y algunos se han complicado”.

¿A qué le tiene más temor?

“Afortunadamente, no tengo tanto temor a la enfermedad, como sí a las consecuencias que nos está dejando. Las restricciones están produciendo que muchas empresas, muchas actividades, están reduciendo trabajadores; hay muchísimas personas que han perdido sus trabajos. Y ese es el trabajo que me toca a mí ahora: colaborar a que la gente recupere su trabajo, que será una tarea enorme que va a requerir el apoyo de todos y por mucho tiempo”.

¿Se ha sentido solo en este tiempo?

“Me toca estar bastante solo, pero tengo tanto trabajo que no tengo mucho tiempo para sentirme solo. Afortunadamente, en mi caso, a diferencia de tantas personas, no estoy en una cuarentena por mi trabajo, aunque sí cuando estuve enfermo. Pero yo sigo trabajando, incluso muchos fines de semana por la tarea que me toca y con esta pandemia tenemos más trabajo y más responsabilidades”.

Para usted, ¿Qué cambios llegaron para quedarse con esta pandemia?

“Hay algunas cosas que tal vez estaban de antes y estaban teniendo un cambio lento, pero que ahora van a tener un cambio y se van a quedar, como trabajar a distancia… para muchas personas y muchas empresas producía dudas y ahora hubo que probarlas, no había otra manera. Y creo que algunas personas, en determinadas actividades y funciones se han sentido cómodos y eso va a permitir tener menos personas en las oficinas y más personas trabajando en sus casas o desde cualquier parte. Lo mismo pasa con los sistemas de compras. La gente estaba acostumbrada a ir al supermercado, pero ahora muchas compras se hacen a distancia. Y también algunos cuidados de la salud van a mantenerse, porque esto ha demostrado que somos mucho más frágiles de lo que creíamos”.

¿Dedica algún tiempo para distraerse en medio de todo lo que estamos viviendo?

“Sí, particularmente, aprovecho de hacer deporte. El trabajo aprovecho de subir las escaleras y no usar el ascensor; y en mi casa también hago ejercicio. También he tenido algún tiempo para leer y ver películas”.

Cuando llegó la pandemia a Chile, ¿pensó que duraría tanto tiempo?

“No. Creo que la falta de antecedentes de algo previo, cuando pasó algo como esto (en 1918), sin estudiarlo, sino que, por instinto, me hacía pensar que era algo que no podía durar tanto”.

¿Cómo espera que sea Chile y los chilenos cuando termine esta pandemia?

“Creo que los chilenos nos caracterizamos, cuando hay muchos problemas, nos sale el alma solidaria. Eso está saliendo muy fuerte hoy; está la campaña Vamos Chilenos, que creo que también será un éxito. Pienso que cada vez que sale la fragilidad y salen las dificultades, aparece lo mejor de los chilenos”.

¿Cómo fue para usted enterarse que tenía Coronavirus?

“Francamente, me sentía tan bien, que pensé que tenía que haber algún error. Pero mi preocupación personal eran las personas que podría haber contagiado; tener que avisarles a personas con las que había tenido contacto… yo pensaba ¿y si lo contagié? Yo pensaba en el daño causado… un gran sentimiento de responsabilidad de haber contagiado a otra persona”.

¿Cuál es el gran desafío de Obras Públicas en esta pandemia?

“Nuestro gran desafío es encabezar la recuperación de la actividad y particularmente del empleo, esa es nuestra tarea. Al igual que en todas las recesiones y depresiones anteriores, igual como se está haciendo en todo el mundo, lo que encabeza la recuperación es un plan enorme de obras públicas, donde el brazo más poderoso -no el único- es el Ministerio de Obras Públicas y esa es la tarea más importante que tenemos ahora”.