Inscritos para rendir la Prueba de Transición que reemplaza a la PSU disminuyen en un 11% en medio de la pandemia

0
201

La Subsecretaría de Educación Superior dijo que hubo “una baja de inscritos de promociones anteriores, establecimientos vespertinos y técnico profesionales”, quienes generalmente optan por la educación técnica que no exige el test.

La Prueba de Transición, que reemplazará la Prueba de Selección Universitaria (PSU) tendrá su estreno en enero de 2021. El 11 de septiembre pasado culminó su proceso de inscripción, el cual se desarrolló en medio de la pandemia.

Este comenzó el 20 de julio y se extendió en su primera etapa hasta el 21 de agosto, luego entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre. Y con el objetivo de dar más tiempo a los jóvenes que, por diversos motivos no alcanzaron a inscribirse, finalmente se prorrogó hasta el viernes a las 21:00 horas.

¿Bajaron o subieron los postulantes? De acuerdo a las cifras de la Superintendencia de Educación Superior a las que accedió Emol, para este test los inscritos disminuyeron un 11%.

Según el organismo, 262.377 postulantes se inscribieron para rendir la prueba, tal como en los procesos anteriores de la antigua PSU, el 73% son jóvenes de 4to medio y el 27% postulantes de generaciones anteriores.

El subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, señalo que “en un año tan complejo y anómalo, valoramos que más de 262 mil jóvenes se hayan inscrito para rendir la nueva Prueba de Transición y que casi el 90% de los jóvenes de cuarto medio hayan podido hacerlo de manera gratuita, gracias a la Beca Junaeb”.

Agregó que “este año observamos una caída de 11% en los inscritos, que se explica principalmente por una baja de inscritos de promociones anteriores, establecimientos vespertinos y técnico profesionales, que generalmente optan por la Educación Superior Técnico Profesional, que no exige la prueba para el ingreso”.

“Tras este proceso, desde el Ministerio de Educación seguiremos avanzando ahora con la Mesa de Seguridad que convocamos junto a los ministerios de Interior, Salud y el DEMRE de la Universidad de Chile para coordinar que la aplicación de la prueba cumpla con todas las medidas de resguardo sanitario necesarias para los estudiantes y equipos examinadores”, manifestó Vargas.

Finalmente, destacó la superintendencia, el 55% de los inscritos son mujeres y 45% hombres; 97% son chilenos y 3% extranjeros; y 4.813 personas se inscribieron informando alguna discapacidad o bien pidieron algún tipo de ajuste para la rendición de la prueba.

Fuente: Emol.com