Lo errático e imprevisible de la pandemia

0
295
Editorial

¿A quién atribuirle el mayor grado de responsabilidad por estos últimos brotes o rebrotes de casos de contagio de Covid-19 en nuestra Región del Maule?

Pregunta casi imposible de responder pues para ello tendría que tenerse la aplicación perfecta (en un 100%) del ya popular TTA (Testeo-Trazabilidad-Aislamiento) y eso, lamentablemente, está lejos de ser una realidad.

Para los curicanos -que como promedio urbano han mostrado un comportamiento razonablemente positivo en la etapa de Transición- ha sido muy ingrato conocer la delicada situación que se ha registrado al interior del Hospital Base en funcionamiento y donde un número importante de funcionarios han arrojado diagnóstico positivo del temido virus.

Si bien es cierto se toman todas las medidas de precaución y seguridad, es sabido por todos que los funcionarios de la salud que están en la primera línea, son precisamente los más expuestos a contagiarse de Covid-19. 

En un reciente informe, en el cual se reveló la cifra de contagiados, el director del Servicio de Salud del Maule (SSM), doctor Luis Jaime hizo hincapié, en particular, sobre la situación del doctor Félix González, cuyo estado es muy delicado: “Se encuentra estable en la unidad de pacientes críticos y no está conectado a un ventilador mecánico, pero sí está sometido a una cánula de alto flujo de oxígeno”, precisó el doctor Luis Jaime.

No menor es la preocupación de las autoridades sanitarias por lo que ha estado ocurriendo en la comuna de San Clemente (provincia de Talca), donde se registraron 40 nuevos casos de Covid-19 en un solo día, con lo cual dicha comuna acumula hasta la fecha un total de 739 contagiados, según el último informe epidemiológico de la Seremi de Salud.

San Clemente ha crecido mucho en las últimas décadas y su población total alcanza ya a los 45 mil habitantes cuya mayoría corresponde particularmente a las zonas urbanas pero, como en los últimos años ha habido un especial flujo hacia el Paso Pehuenche, esa condición de recargada transitabilidad, podría haber incidido en que se fuera gestando una cierta sobrepoblación y, por ende, mayor exposición a riesgos sanitarios.

En todo caso, esta dramática pandemia sigue mostrando un comportamiento insoportablemente errático e imprevisible y hay que seguir manteniendo y exigiendo el mayor autocuidado.