El rostro formal de la solidaridad

0
390
Editorial

Así como las leyes tienen “letra y espíritu”, los conceptos expresados en palabras pueden ser vistos, desde estos mismos prismas, con sus respectivos valores y si elegimos, por ejemplo el término “solidaridad” podemos pasar desde la simple grafía o escritura (e incluso su etimología) hasta la cálida y humana conciencia de su profundo significado.

La Real Academia Española de la Lengua (RAE) define solidaridad como la “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros” y dicho así parece algo fríamente académico e ilustrativo.

Pero cuando, en las actuales y graves circunstancias marcadas por la peor pandemia en más de un siglo, vemos a gente sencilla, humilde, pero bien intencionada, uniendo sus voluntades y espíritus para ayudar a los que más sufren, entonces la palabra “solidaridad” asume toda su maciza dimensión que, a veces, conmueve hasta las lágrimas.

Pero, más allá de estos gestos espontáneos llenos de humanismo, que redimen en gran medida a los seres humanos, esta palabra tiene un rostro más formal y estructurado aunque, no por eso, con menos valor… todo lo contrario.

En efecto,  el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis), implementó algunas modificaciones en su quehacer con el propósito de llegar de manera acertada y concreta para apoyar, de manera rápida y oportuna, a aquellos sectores vulnerables más necesitados de la Región del Maule, en el marco de la crisis por el Covid-19

Es así como mediante su programa “Acción en Comunidad”, actualmente este organismo gubernamental está contribuyendo al fortalecimiento de la vida en el barrio y de la acción comunitaria, abordando el devenir de los vecinos de un sector o comunidad determinada, transfiriéndoles valiosas herramientas y millonarios recursos para desplegar un trabajo colaborativo que mejore su condición y calidad de vida.

El director regional del Fosis, Alejandro Muñoz, explicó hace algunos días que: “Lo distinto es que este año y en función de la pandemia, orientamos esta iniciativa a organizaciones comunitarias y la ejecutaremos de forma remota, mediante video-llamadas y cápsulas informativas, pero lo más importante es que asignamos un ítem especial dentro de la inversión total para apoyar a las familias, creando un fondo de emergencia para que adquieran principalmente una caja de alimentos, un kit de limpieza, gas licuado y pañales, entre otros enseres”.