“Pasar Agosto”: puramente simbólico

0
461
Editorial

Según la creencia popular, habrían sido los españoles avecindados en el sur de Chile, los que incorporaron la idea de que agosto –al ser el último mes del invierno– tenía una importante repercusión en la salud de las personas de edad avanzada.

Cristián Gazmuri, historiador de la Universidad Católica, aclara que, si bien la frase “pasar agosto” pudiera haberse oiginado “en tiempos” de la Colonia en Chile, no puede venir del hemisferio norte, porque allá es la época más cálida, de modo que es una frase muy chilena.

El marcado y creciente cambio climático en nuestro país (especialmente en la amplia zona centro-sur) ha provocado transformaciones ambientales que se fueron produciendo de a poco durante largas décadas y, por eso, son solamente las personas mayores las que se dan cuenta de lo diverso que son los ciclos actuales comparados con los de 50, 60 o más años atrás.

Por mencionar solamente un ejemplo. Antiguamente los aromos (árboles que eran sinónimo de primavera) florecían a fines de agosto o comienzos de septiembre; en cambio ahora, ya a fines de junio o primeros días de julio comienzan a pintarse de un hermoso tono verde-amarillento.

Pero la tradición se mantiene porfiadamente con esto de “Pasar Agosto” y en Curicó existe una agrupación social que tiende a “celebrar” el hecho de haber superado este octavo mes que, en la práctica, está aureolado, más que nada, de matices simbólicos.

En todo caso, el primer círculo de veteranos formado para festejar el haber pasado agosto se fundó en Chillán en 1989, bautizado como, el “Club de los Sobrevivientes de Agosto”, nombre que con el paso del tiempo mudó a “Los muchachos de agosto”.

Gracias a esta iniciativa y a otras como las de Cáritas y múltiples municipalidades, han transformado la celebración por pasar agosto en el festejo de veteranos más masivo del país.

Hasta no hace mucho tiempo, dicha festividad reunía a muchos ancianos (as) en la Plaza de Armas chillaneja cada 1 de septiembre, quienes esperaban las campanadas de la catedral y las sirenas de los Bomberos para darse un multitudinario abrazo por haber “sobrevivido” a dicho mes.

Por las actuales circunstancias eso no es posible hoy, pero, si las cosas siguen cambiando drásticamente, a lo mejor en el futuro la idea será “pasar julio”.