Esperamos que sea un hasta luego

0
462
Editorial

Esta semana conocimos una noticia muy dolorosa. Ya el lunes por la tarde se hablaba del cierre de diario El Centro, un medio de comunicación de circulación regional, con 31 años de historia, que marcó en gran parte la manera de informar a la comunidad. Al pasar las horas, la noticia se confirmó y la Región del Maule perdió un medio de comunicación de prestigio, con profesionales serios, siempre buscando la información que le interesa a las personas, colaborando en la creación de la realidad que quedará para siempre plasmadas en sus páginas.

Y cuando decimos que es una noticia dolorosa es porque refleja lo que sinceramente sentimos. Nadie puede alegrarse ni tratar de sacar provecho de situaciones como ésta, pues, para todos quienes trabajamos en medios de comunicación es una tremenda pérdida cuando uno de ellos no puede seguir adelante. Es una pérdida también para todos quienes se informan a través de sus páginas y todas sus plataformas tecnológicas.

Ningún medio de comunicación es dueño de la verdad y por eso es tan importante que existan más diarios, más radios, más sitios de noticias, pues con ese abanico de informaciones, que los periodistas cubren desde distintas miradas, las personas se pueden formar una visión propia de cada acontecimiento.

Esta semana la Región del Maule ha perdido. La ciudadanía ha perdido, pero esperamos sinceramente que esto sea solo un hasta luego, porque en la historia nada está escrito hasta que ocurre.

Aún así nos quedamos con la esperanza que las cosas puedan cambiar, que ocurra lo que tantos esperan y renazca un medio de comunicación que no tendría que haber pasado por este doloroso cierre.

Compartimos con ustedes unas líneas de su última editorial, que nos entrega precisamente eso, esperanza; pero además nos muestra el compromiso de todos los profesionales que trabajaron en diario El Centro:

“Pero esta última edición ya será historia mañana y dará lugar al futuro, donde todo es posible. ¿Cuándo, dónde y cómo? Ahora no lo sabemos, pero lo intentaremos. Y si no es así, que la historia recuerde a este medio de comunicación como lo que fue: un eslabón más en el infinito afán por ejercer el derecho a la libertad de expresión”.