Medidas que no protegen

0
421
Editorial

El crimen de la funcionaria de Carabineros, Norma Vázquez Soto (de tan solo 20 años), volvió a poner en el tapete la “real protección” que ofrecen las medidas asociadas a víctimas de delitos, en este caso, un abuso sexual (se habla de un intento de violación). Norma siguió el “conducto regular” que públicamente se solicita para tales casos, ingresando la respectiva denuncia a la justicia, lo cual generó que se cursara una orden de alejamiento en contra del sujeto (Gary Valenzuela Ramos de 26 años), que precisamente mañana miércoles será formalizado como el responsable de la citada muerte (aún no hay claridad si será por homicidio o femicidio). 
Norma Vázquez ingresó una denuncia a la Fiscalía Local de Maipú el 17 de julio del presente año, dando cuenta de una agresión sexual por parte de quien era su pareja en ese entonces, el ahora exsubteniente de Carabineros, Gary Valenzuela Ramos (había sido dado de baja por dicha institución). Por desgracia, el sábado recién pasado el cuerpo sin vida de la mujer fue encontrado al interior del maletero de un vehículo estacionado en las afueras de un motel de Linares, móvil que precisamente pertenecía al ahora detenido.
Solo entre el 1 de enero y el 10 de agosto de 2020, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género da cuenta de 23 femicidios en Chile, mientras que la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres agrega ocho casos más.
Lamentablemente, tal como en ocasiones anteriores, a pesar de que el sistema dio curso a las medidas de protección que contempla (como por ejemplo, la que prohíbe a los acusados acercarse a sus víctimas), ellas no tuvieron la fuerza necesaria para permitir evitar una nueva tragedia. Se trata de cuestionamientos que no son nuevos y que vuelven a traer a colación una serie de propuestas de cara a garantizar un real resguardo a quienes así lo requieran, sobre todo en delitos ligados a la violencia intrafamiliar: se habla, por ejemplo, de implementar el uso de pulseras o tobilleras electrónicas, que permita monitorear la correcta ejecución de una orden de alejamiento.
Independiente del transversal repudio y rechazo expresado de manera pública por diversas autoridades respecto a la muerte de Norma, lo que se requiere es “ir más allá” y dar pasos concretos, para impedir que un hecho tan doloroso se siga reiterando. Que la frase “Ni Una Menos” no sea solo un eslogan.