Último día

0
263
Editorial

Hoy, domingo 23 de agosto, es el último día de cuarentena en la comuna de Curicó.

Recordemos que el miércoles 17 de junio se dio a conocer por parte de las autoridades de Salud que la comuna tendría que iniciar esta restrictiva medida debido al aumento de casos positivos de Covid-19, y que comenzó a regir a partir de las 22:00 horas del viernes 19 de junio.

Muchos pensaron que en dos o tres semanas de confinamiento obligatorio, los números bajarían y se volvería a esta cierta normalidad, si así se le puede llamar; que ya no necesitarían acceder a los dos permisos temporales por semana y que, dentro de todo, existiría un poco más de “libertad”.

Pero ya todos sabemos que no fue así. Pues los curicanos tuvieron que pasar poco más de dos meses confinados, con problemas, pasando necesidades, organizándose para que esos dos permisos a la semana alcanzaran para los trámites y las compras que necesitaban hacer.

Sabemos lo duro que es estar en cuarentena, la angustia que han vivido miles de personas que no tienen qué comer y que gracias a la Cocinas Solidarias organizadas por la Municipalidad de Curicó han encontrado un alivio, así como a otras múltiples iniciativas de personas de buen corazón y el apoyo de tantos empresarios que se han sumado para entregar comida a las personas.

También sabemos lo duro que ha sido para los adultos mayores, los niños y adolescentes,  que por cinco meses estuvieron encerrados en sus hogares, manteniendo su confinamiento, pero que en mucho casos también vivieron la soledad.

Durante los últimos días hemos sido majaderos en reiterar todo esto, una historia ya conocida por todos, pero lo hacemos porque sabemos que aún no ganamos la batalla y lo decimos nuevamente: la pandemia todavía no termina, viviremos en “modo Covid” durante mucho tiempo.

Por lo mismo y porque sabemos lo duro que es vivir en cuarentena, llamamos, una vez más, a que sigamos siendo responsables, a que sigamos cuidándonos. Cuando decimos en las redes sociales de nuestro diario La Prensa que “Al virus le ganamos todos”, es verdad… todos juntos, pero a la vez separados. Uniendo fuerzas a la distancia para que los contagios no se multipliquen.

Lo peor que podría pasar sería retroceder a una nueva cuarentena, y como en muchas ocasiones en las que Chile ha salido adelante en las tragedias y catástrofes que nos han golpeado, esta vez todos juntos podemos vencer esta pandemia, pero ahora separados, con responsabilidad y manteniendo todos los cuidados que ya conocemos.