La implicancia de “lo social”

0
372
Editorial

Ahora que Curicó está en el umbral de la Fase 2 del Plan Paso a Paso, en el marco de la pandemia por el Covid-19 (también denominada Transición) parece oportuno hacer una revisión y análisis sobre la manera en que las comunidades han ido tomando conciencia de la gravedad de esta crisis sanitaria que tanto daño ha hecho a la humanidad entera, prácticamente en casi todos los aspectos de la vida.

Y como la gente debiera entenderse “con palabras” y con conceptos muy claros e inequívocos (lamentablemente no siempre es así) queremos ocupar estas líneas para hacer un especial énfasis en el término “social” y sus derivados.

A estas alturas, seguramente sería muy difícil tratar de encontrar a la persona que usó por primera vez la definición de “distanciamiento social” para referirse a la distancia “física” que debe mantenerse entre una persona y las que están antes y/o después de él o ella, como medida de prevención por el riesgo de contagiarse.

Tuvieron que pasar varios meses para que todos entendieran que la palabra “social” no correspondía ya que su connotación va por otro camino y es muy fácil confundir las intenciones al usarla, sin pensar en cómo puede interpretarla la mayoría.

Ahora, si revisamos la historia de la enorme mayoría de los países, con seguridad encontraremos que las “distancias sociales” han existido por siglos y solamente en las décadas recientes los segmentos más “vulnerables” (palabra esta última que surge como un cierto eufemismo de “pobre”) han estado algo más cercanos a los ricos y poderosos.

Si alguien tiene la debida capacidad económica se comprará o mandará a hacer una “casa”, pero si una persona no gana lo suficiente, deberá postular a un subsidio para conseguir una vivienda “social”, seguramente en una población con casas pareadas.

Entre aquellas antiguas frases populares que, afortunadamente, ya no se usan y están obsoletas, había una que decía… “¡Distancia y categoría…!”, palabras que estaban cargadas de prepotencia, desdén y rechazo hacia la gente más humilde y sencilla.

Queda clara la implicancia de “lo social”, ¿cierto?