Lo que NO hay que hacer

0
327

Para no hacer un análisis global de lo que ha significado la pandemia del Coronavirus, pues cada país ha tenido que afrontar diferentes realidades de acuerdo a sus sistemas de salud, la reacción de la población y las medidas adoptadas; podemos decir que Chile lleva cinco meses y medio viviendo en un “modo Covid” para el que no estábamos preparados bajo ningún punto de vista.

Los trabajadores se han tenido que adaptar al teletrabajo, otros al estrés de las labores en los recintos de salud para salvar la vida de las personas contagiadas; hay algunos que han mantenido turnos durante todo este tiempo. Los chilenos han tenido que pasar todos estos meses sin ver a sus familias, a sus amigos; los niños y adultos mayores han estado encerrados, existiendo en una nueva realidad que parece mentira, pues sin duda estamos viviendo algo que jamás pasó por nuestra mente, ni en las peores pesadillas.

Y si bien muchos se han adaptado a esta nueva vida, como si hubiese aflorado un instinto primitivo de supervivencia, los costos han sido altos. Expertos ya hablan de las consecuencias sicológicas que esta pandemia trae aparejada y que aún desconocemos sus alcances.

Se han abierto puertas durante el último tiempo, con el Plan Paso a Paso y también con los permisos para que niños, adolescentes y adultos mayores puedan salir durante algunas horas cada semana.

Es tanto lo que hemos perdido durante todos estos meses, que es necesario seguir teniendo paciencia: ¡no podemos perder en poco tiempo todo lo que hemos ganado! Porque sí hemos ganado. Millones de personas que se han cuidado tanto para no contagiarse; hijos que han hecho todo por sus padres para que no se enfermen y tengan todo lo que necesitan.

Por eso un ejemplo de lo que NO hay que hacer es lo que hemos visto en las comunas de Santiago, Providencia y Estación Central durante los últimos días, donde las personas han salido en masa a realizar sus compras. Y por supuesto que se entiende que muchos de ellos necesitan volver a levantar sus negocios para subsistir, pero todo el sacrificio que se ha hecho en estos meses se puede perder en pocos días si comienzan a registrarse rebrotes.

Por eso es tan importante que seamos conscientes de nuestras decisiones y de la responsabilidad que debemos tener en cada una de ellas.

Ya se ha dicho: esta pandemia nos acompañará por mucho tiempo más y tenemos que aprender a vivir en MODO COVID. Esa es nuestra nueva realidad.