Una carrera ya en curso

0
255

Tras el retorno de la democracia, si uno observa el pasado político de quienes se han quedado con el principal sillón del Palacio de La Moneda, podrá observar que el camino que transitaron previo a tal destino tuvo como paradas previas tanto el congreso o algún estratégico ministerio (como por ejemplo, el de Obras Públicas). En los respectivos currículum no aparece, en lo puntual, algún paso por alguna emblemática alcaldía. Por lo mismo, no deja de llamar la atención que en el contexto de una encuesta llevada a cabo por la empresa Criteria, frente a la pregunta “¿Quién te gustaría que fuera el próximo Presidente o Presidenta de Chile después de Sebastián Piñera?”, los nombres que encabezan tal sondeo corresponde a dos jefes comunales en ejercicio: Joaquín Lavín (UDI, Las Condes), seguido por Daniel Jadue (PC, Recoleta). A ellos se suman una serie de figuras que también “suman puntos” en una carrera, que si bien aún no es oficial, para muchos analistas, ya se encuentra “de manera soterrada” en curso. Rodolfo Carter, Germán Codina, Evelyn Matthei y Jorge Sharp son otras cartas que también han marcado puntos en diversas mediciones.

¿A qué se debe este escenario? Si bien siempre los factores serán múltiples, para este caso existe concordancia que el rol que han tenido de cara a enfrentar las secuelas que ha generado la vigente pandemia, ha sintonizado con los intereses de gran parte del potencial electorado. El propio Joaquín Lavín lo dijo en una entrevista: “Sería bueno que un alcalde fuera Presidente de Chile” (…) alguien con más calle, que haya estado ahí, que esté en la primera línea de los problemas de la gente”. 

Tocando una tecla parecida, Rodolfo Carter señaló que “Chile tiene que ser gobernado alguna vez por alguien de la clase media. No podemos seguir gobernados con una papa en la boca, entre puros amigos de tres o cuatro colegios importantes (…) Tiene que haber una persona que sepa lo que es la cesantía, que haya visto llorar a sus papás por el miedo de perder la pega”.

Si bien todavía queda mucho tranco por recorrer en la denominada carrera presidencial, lo cierto es que el lugar donde está la energía que establecerá al sucesor del actual Presidente corresponde a un punto distinto del que nos tenía acostumbrado.