Autoridades verifican medidas sanitarias y de seguridad laboral

0
379
burst

Prevención ante pandemia del Covid-19. La empresa Quilvo Alto ha disminuido la cifra promedio de trabajadores por temporada de 70 a 48. 

ROMERAL. Con el objetivo de verificar las medidas de seguridad laboral y sanitaria que se están implementando en la planta de la empresa frutícola Quilvo Alto, la seremi del Trabajo y Previsión Social, Ana Paola Ponce, visitó las respectivas instalaciones, en compañía de la directora del Instituto de Seguridad laboral (ISL) Maule, Francisca Calquín. Debido a la propagación del Covid-19, la empresa de packing ha disminuido la cifra promedio de trabajadores por temporada, de 70 a 48 (es decir, aproximadamente un 30%), escenario que ha afectado de manera directa a las habituales operaciones. 

“Hemos venido por invitación del ISL a conversar con el encargado de la empresa, y sus trabajadores, para resolver todas sus dudas laborales. Y, también, verificar qué tipos de medidas están implementando para resguardar la salud de quienes aún vienen a trabajar a esta planta”, señaló de entrada, la seremi del Trabajo y Previsión Social. 

Ponce reconoció que la empresa ha tomado “muy en serio” la seguridad de sus empleados, implementando “todas las medidas de seguridad necesarias para garantizar que los trabajadores estén seguros y puedan cumplir con su jornada sin riesgo”. 

“Para nosotros, como Gobierno, es importante que este tipo de empresas tome todas las medidas de seguridad sanitarias recomendadas por el Ministerio de Salud, y que se mantenga operativa. Sabemos de las necesidades de miles de personas en nuestra región, que han visto afectado sus ingresos como consecuencia de los efectos colaterales de esta pandemia. Nuestra misión es proteger las relaciones laborales, pero cumpliendo con el resguardo necesario de las personas”, apuntó. 

IMPORTANCIA

Por su parte, la directora de ISL Maule agradeció a la empresa por permitir la visita, una instancia que -según Calquín- es de “suma importancia” dada la “realidad sanitaria que está enfrentando el país”. “Nosotros como institución estamos contentos de realizar estas visitas a empresas, ya que nos permite ver la realidad regional y poder hacer las recomendaciones adecuadas en materia de seguridad laboral a los trabajadores”, señaló.

AGRADECIMIENTOS

Con 20 años de experiencia, la empresa frutícola Quilvo Alto trabaja con personal “por temporadas”, llegando a sumar cerca de 100 trabajadores. Principalmente presta servicio de embalaje y comercialización de pequeños y medianos productores, o exportadores, de manzanas y cerezas.

El gerente general de Quilvo Alto, Eduardo Reyes, agradeció la visita de la seremi del Trabajo y de la directora del ISL, a quienes mostró el sistema de trabajo implementado dentro de su planta, que presta servicios de embalaje y exportación de fruta fresca. “De verdad hacen mucha falta estas visitas, tener un contacto más directo con el Gobierno, para poder explicar las situaciones que a nosotros como empleadores se nos van presentando. Creo que en estos nexos se pueden presentar los temas que a nosotros nos interesan para buscar soluciones”, subrayó.