“Me parece poco serio anunciar medidas que después no se van a materializar”

0
372

Malestar en la comunidad. Durante la tarde noche del viernes, se dio a conocer que la Seremi de Salud tomó la decisión de no iniciar la restricción vehicular este lunes 10 de agosto en la zona urbana de Curicó.

Curicó. Gran revuelo causó en la comunidad curicana el anuncio de la aplicación de restricción vehicular con el objetivo de ayudar a disminuir la movilidad de las personas en el área urbana durante la cuarentena y así bajar los índices de contagio por covid-19, a fin de salir pronto de esta medida restrictiva.

Sin embargo, apenas dos días después de anunciada la medida, se informó en la tarde noche del viernes que la “autoridad sanitaria”, es decir, la Seremi de Salud determinó no aplicar por el momento esta medida y que además puso en manos de la Seremi de Transportes, el estudio y organización de la norma para tenerla preparada en caso de su aplicación, tomando finalmente la decisión de no hacerla efectiva de forma inmediata y observar la siguiente semana el comportamiento de la ciudad durante la extensión de la cuarentena.

“Una vez que apareció la posibilidad de poner restricción vehicular en Curicó nuestros equipos técnicos desarrollaron de forma inmediata el plan a seguir, el que está disponible para aplicarse mañana de ser necesario, desde ese punto de vista la ciudadanía debe estar tranquila que, de ser necesario, todo será aplicado de manera responsable y pensado en el beneficio y funciones laborales que cumplen los curicanos”, dijo Carlos Palacios, seremi de Transportes de la Región del Maule.

En definitiva, la medida será evaluada en siete días y recién ahí se conocerá el resultado de una nueva semana de confinamiento y si finalmente Curicó se transformará o no en la primera ciudad de la Región del Maule en contar con restricción vehicular.

“POCO SERIO”

Sin embargo, al dar pie atrás con esta medida también ha causado molestia por parte de la ciudadanía, pues se considera “poco serio” hacer un anuncio de estas características y solo dos días después dejarlo sin efecto.

Consultado por diario La Prensa, el alcalde de Curicó, Javier Muñoz, comentó que “Primero decir que uno de los problemas que hoy tiene Curicó y por lo que no ha bajado como uno quisiera el nivel de contagio, es la alta movilidad que hay en la ciudad. Una de las herramientas para poder disminuir la movilidad siempre se ha pensado que puede ser la restricción vehicular”.

Y puntualmente sobre la “voltereta” de las autoridades frente a la medida anunciada, Javier Muñoz dijo que “cuando en una mesa de trabajo, diferentes organismos evalúan las diferentes alternativas y se toma una decisión de lanzar una medida como ésta, uno entiende que cada uno de los organismos han debidamente colegiado las decisiones técnicas del servicio. Por eso que nos llama profundamente la atención y nos molesta porque se empieza a jugar con la voluntad y con la fe de las personas. Se  genera una expectativa, se genera un debate y al final no sale nada. Me parece poco serio anunciar medidas que después no se van a materializar”.

Así las cosas, Javier Muñoz dijo que de todas maneras se entiende la decisión del ministro de Salud, Enrique Paris, “porque lo hemos conversado; él plantea que Curicó está ad portas de poder terminar con la cuarentena y por eso que plantea observar el comportamiento de esta semana para ver si es necesario o no aplicar la restricción vehicular. En ese sentido uno lo puede entender”.

Finalmente, el jefe comunal manifestó que “hubiese esperado que el servicio respectivo, en este caso la Seremi de Salud, hubiese al menos colegiado un poco esa decisión antes de darle el visto bueno para que se lanzara públicamente, porque deja mal al general y deja mal también al seremi de Transporte”.