Una cuestión de identidad

0
156

Según la Real Academia Española (RAE), la segunda acepción de la palabra “identidad” dice que es: “El conjunto de rasgos o características de una persona o cosa que permiten distinguirla de otras en un conjunto”.

Para la gran mayoría de la gente, es relativamente fácil entender esta definición, aparentemente tan simple…pero cuando se pretende profundizar en torno a dicho concepto, las cosas se complejizan porque si queremos -por ejemplo- referirnos a la pluralidad de una familia, ya no se trata de “una persona” si no de varias, pero que igualmente logran conformar su propia identidad que los impulsa a mantenerse unidos y a enfrentar la vida como si se tratara de una unidad nuclear.

En la medida que se alcance una armónica y férrea cohesión y teniendo valores e intereses comunes, siempre va a ser posible mantener y conservar intacta la identidad y eso va en estricta relación con el número de personas concebidas como familias, barrios, pueblos, ciudades, etc.

Ayer jueves 30 de julio se celebró (o debía celebrarse) el Día de la Región del Maule, pero por  las circunstancias adversas que prevalecen a raíz de la pandemia del Coronavirus, todo se resume o condensa solamente en las ya conocidas manifestaciones “virtuales”.

Si bien la historia de la organización territorial de Chile tiene su origen primigenio en la remota época colonial (1593) debieron pasar varios siglos para llegar a la moderna Regionalización que data de 1974 y que fue fruto de un estudio que estuvo a cargo de la Comisión Nacional de la Reforma Administrativa (Conara). 

Junto a la división del territorio en trece regiones, dicho estamento definió un sistema de administración nacional, con la finalidad de modernizar el Estado de Chile.

Y como -grosso modo- es fácil de entender, alcanzar una “identidad regional” no ha sido fácil en los 46 años que van desde 1974 a este 2020.

Por cierto, los curicanos, talquinos, linarenses y cauqueninos tenemos muchas cosas valiosas en común y que tienen que ver -como dice Horacio Dawes, en su Himno de la Región del Maule- con ser “el corazón de Chile; la cuna de la libertad; donde las montañas miran hacia el mar; tierra huasa, tierra brava, tradición de gesta heroica que la Patria construyó”.

Es cierto: entre los ríos Teno y Maule está nuestra identidad como región y debemos estar orgullosos de ello.