Profesor Felipe Esteban Ateca: Un curicano de corazón

0
1459

El miércoles 29 de julio a las 23:30 horas, dejó de existir el profesor Felipe Esteban Ateca, un curicano que amaba nuestra ciudad y que siempre estuvo interesado en la historia de Curicó, de Chile y el mundo.

Nació en Curicó un 29 de septiembre del año 1943. Hijo de don Valeriano Esteban Herrero y de la Sra. Pilar Ateca. Tuvo cinco hermanos: Valeriano, Pilar, Josefa, Antonia y Vicente. Su familia fue propietaria de la tradicional tienda curicana Casa Colorada.

Felipe “Pipo” Esteban se casó con la Sra. Norma Peña. Tuvieron dos hijas, Norma y Fernanda.

Realizó sus estudios de Educación Básica y de Educación Media en el Instituto San Martín de Curicó. Luego ingresó a estudiar Pedagogía en Historia, Geografía y Educación Cívica en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. En Santiago vivió en el Hogar de Estudiantes católicos que dirigiera monseñor Óscar Larson. Aquí se profundizó en él la vocación del cristiano comprometido con las causas sociales y de la educación orientada a la vida política y social.

En su época de estudiante universitario, viajaba a Curicó a dar charlas de historia a estudiantes de quinto y sexto humanidades del Liceo Luis Cruz Martínez. Entre los jóvenes estudiantes secundarios de ese entonces, estaba Hugo Rey Acosta, quien recuerda el interés y la dedicación que Felipe Esteban tenía por la historia, lo que mantuvo durante toda su vida. Los liceanos de comienzos de la década del 60′, al igual que sus contemporáneos, recuerdan a “Pipo” Esteban como un hombre optimista, muy preocupado del acontecer político y social de Chile.

En su vida profesional, entre otras instituciones educativas, enseñó en la sede Curicó de la Universidad Católica de Chile, en el Liceo de Niñas Fernando Lazcano y en el Colegio El Pilar.

En el año 2012 ingresó como socio fundador de la Filial Curicó de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía, cuyo primer presidente fue don Patricio de Los Reyes Ibarra (Q.E.P.D.). Participaba activamente en la reuniones y charlas en el Club Italiano y después en la sede Nuestra Señora del Carmen de la Universidad Católica del Maule.

Era un hombre que amaba leer y compartir en familia. Su hija Fernanda lo recuerda como un hombre alegre, siempre positivo, bueno para la talla, de corazón noble y siempre dispuesto a ayudar. 

Entre sus frases estaba “afrontar la vida siempre con una sonrisa, no achacarse”.

Como amante de la historia, deja como enseñanzas siempre estar informado, a leer y a no quedarse con los conocimientos básicos de algo, a siempre seguir aprendiendo. Amaba Curicó y enseñó a sus hijas a amarlo también. 

Desde la filial Curicó de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía enviamos nuestras sentidas condolencias a toda su familia.

Dr. Enrique Muñoz Reyes
Académico Universidad Católica del Maule
Presidente Sociedad Chilena de Historia y Geografía-filial Curicó.