Países europeos aíslan a España tras rebrotes de Covid-19 en plena época estival

0
235

Son varios los gobiernos que han recomendado a sus ciudadanos no viajar a la península ibérica o simplemente imponer cuarentenas obligatorias a su regreso, lo que ha molestado a las autoridades españolas.

Desde que se notificara la existencia de rebrotes de Covid-19 en España, han sido varios los gobiernos europeos que se han mostrado inquietos, llegando incluso al punto de tomar medidas respecto de aquellas personas que decidan viajar al país ibérico, lugar sumamente apetecido en esta época veraniega del hemisferio norte. El turismo, de hecho, es una de las esperanzas de las autoridades locales para repuntar la alicaída economía después de la pandemia, por lo que este nuevo escenario hizo encender las alarmas.

Este martes, de hecho, el Gobierno de Alemania recomendó a sus ciudadanos no hacer viajes turísticos a Aragón, Cataluña y Navarra “por las nuevas cifras de infección” del coronavirus en esas comunidades autónomas españolas.

En una actualización de sus recomendaciones a los ciudadanos alemanes en viajes al exterior del país, el Ministerio de Relaciones Exteriores incluyó la referencia a que “se desaconseja” viajar a esas zonas si no es necesario el desplazamiento. Aunque la entidad alude a que las cifras de contagios en general en España “han bajado fuertemente”, explica que “hay focos regionales de infección” en las zonas mencionadas.

Berlín se suma, entonces, a la medida tomada por Francia, que desaconseja viajar a Cataluña “hasta que la situación se restablezca” e incita “fuertemente” a los franceses que se encuentren allí a que cuando regresen a su país se hagan un test PCR, sin llegar a imponerlo. En la página web de sus consejos a los viajeros, la Cancillería considera que “en Cataluña la situación epidémica sigue siendo evolutiva” y detalla algunas de las medidas adoptadas en los últimos días por el gobierno regional.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés, que explica algunas reglas generales que están en vigor en España, detalla además restricciones que han impuesto los gobiernos autonómicos en Aragón y en Lugo, pero sin dar recomendaciones particulares para los franceses en esos territorios.

Pero, sin dudas, la decisión que más sorprendió fue la tomada el fin de semana por el Gobierno de Reino Unido, que desde ese día exige un periodo de cuarentena que deben guardar al llegar al Reino Unido los viajeros procedentes de España y otros países con alta incidencia de coronavirus, so pena de multa de hasta 1.000 libras (unos 1.200 dólares).

Las autoridades británicas, no obstante, estudian la posibilidad de efectuar test de coronavirus a los viajeros ocho días después de su llegada al Reino Unido. Si dan negativo, se les permitiría salir de la cuarentena dos días después, lo que reduciría en cuatro días el periodo de aislamiento obligatorio. La súbita decisión de Londres llegó por sorpresa el domingo para miles de británicos que estaban en España de vacaciones, donde son los principales turistas extranjeros (18 millones en 2019). Esto también molestó al Presidente español, Pedro Sánchez, quien advirtió que regiones como las islas Baleares o las Canarias son “más seguras que el Reino Unido”.

Otros países

Pero estos no son los únicos países que se han pronunciado respecto de la situación que complica a España. El fin de semana, Bélgica prohibió los viajes no esenciales a las provincias de Lleida y Huesca, obligando a quienes estén ya allí y vuelvan a someterse a una cuarentena de 14 días y a un test de Coronavirus.

Asimismo, en las últimas recomendaciones del Gobierno belga se insta a “aumentar la vigilancia” para los viajeros que visiten Aragón, Cataluña, País Vasco, Navarra, La Rioja y Extremadura. Para quienes entren en territorio belga desde estas seis comunidades autónomas se recomienda guardar cuarentena y hacerse una prueba para detectar el SARS-Cov-2, aunque en este caso no es obligatoria.

Por su parte, Países Bajos incluyó en la zona naranja a la ciudad de Barcelona y sus alrededores. Pese a que no se ha impuesto una restricción total a los viajes a la capital catalana, se aconseja que solo se realicen los viajes estrictamente necesarios y que los ciudadanos que ya estén ahí vuelvan de inmediato realizando una cuarentena a su regreso.

En los países nórdicos, Noruega está obligando a someterse a cuarentena domiciliaria de diez días a los viajeros procedentes de España. Finlandia, en tanto, no ha levantado los controles fronterizos con España ni eliminado las recomendaciones de no hacer viajes esenciales en ningún momento, ya que mantiene un criterio más restrictivo que el resto sobre la cifra máxima de contagios de Covid-19.

Por otro lado, en las repúblicas bálticas se han comenzado a aplicar en los últimos días medidas de puesta en cuarentena para los viajeros procedentes de España.

Así, en Lituania y Estonia desde el 27 de julio se ordenó un autoaislamiento de catorce días de duración a la entrada al país, mientras que en Letonia la medida de cuarentena rige ya desde el día 24 de julio y además se desaconsejan los viajes a España.

Finalmente en Polonia, el Ministerio de Asuntos Exteriores recomienda evitar los viajes a Cataluña que no sean estrictamente necesarios, debido al “rápido aumento del número de contagios en la región, que incluye las ciudades de Barcelona y Lleida”.

La respuesta del Gobierno

Estas medidas, obviamente, preocupan a las autoridades españolas, las cuales aseguraron que el país es un “destino seguro” para los turistas: “Queremos lanzar un mensaje claro de confianza en nuestro país. Somos un destino incomparable (…) y, además, un destino seguro que se ha preparado y se ha reforzado para hacer frente al virus y sus rebrotes”, dijo la vocera María Jesús Montero tras la reunión del gabinete este martes.

“Las personas que habitualmente visitan nuestro país saben que una de nuestras fortalezas es la calidad de nuestro sistema sanitario”, insistió la portavoz, y añadió: “Todos los datos indican que mantenemos una buena situación (sanitaria) en la mayor parte del país”, añadió.

“España, que contabiliza oficialmente más de 28.400 fallecidos por la pandemia del coronavirus, observó un incremento de contagios en las últimas semanas.

María Jesús Montero argumentó que el aumento de los diagnósticos se debe también a la detección de “forma precoz” por parte de las autoridades sanitarias y subrayó que casi la mitad de los nuevos casos “corresponden a personas asintomáticas”.

Fuente: Emol.com