“Aquí en Upeo ningún estudiante se queda atrás”

0
428

Aprendizajes en tiempos difíciles. Elizabeth Leiva Morales, directora de la escuela José Morales Díaz, distribuye materiales pedagógicos para sus alumnos puerta a puerta, en medio de la pandemia, con todas las medidas de seguridad sanitaria.

CURICÓ. La tecnología ha sido parte importante para que los alumnos de los distintos establecimientos de la Red Educativa Municipal de Curicó, continúen con sus aprendizajes a pesar de la pandemia que los ha mantenido en sus casas prosiguiendo con sus labores académicas.
Bajo tal contexto, internet es primordial a la hora de retomar las tareas diarias vía online. Junto con ello, se distribuyen materiales pedagógicos como guías de estudios, incluso clases presenciales por videoconferencia. Sin embargo, hay zonas apartadas de la urbe, donde el servicio de internet no llega. Por lo mismo, ahí nace la vocación, el cariño por los estudiantes en situaciones adversas, para que no queden rezagados ni tampoco pierdan el proceso de aprendizaje.

TODO UN EJEMPLO
La directora comunal de Educación, Paulina Bustos López, manifestó que la idea es que ningún estudiante de la Red Educativa Municipal, especialmente en las adversidades del sector rural, se quede sin aprender. “Como Departamento de Educación, quisimos reflejar el trabajo en ruralidad, en especial nuestros niños y niñas que viven en sectores muy apartados de Curicó, y que no tienen ninguna posibilidad de tener acceso a la tecnología, y de esta manera, llegar a cada uno de los hogares para decirles que ellos no están fuera del sistema. Sus profesores, los profesionales que trabajan en el establecimiento, se han desplegado de tal manera que puedan llegar a cada uno de los hogares para que cada uno de los niños y niñas no se quede fuera de este sistema”, dijo.

HISTORIA 
La Escuela José Morales Díaz, está enclavada entre los cerros y los verdes potreros del sector de Upeo (Valle Hermoso, en lengua mapuche), ubicado a más de 40 kilómetros de la comuna de Curicó, en plena zona precordillerana. Se trata de un recinto con una matrícula de 15 alumnos, cuya directora Elizabeth Leiva Morales, junto a su equipo docente, trabaja cada día, cada semana, en preparar el material que ella misma distribuye a los domicilios de sus alumnos, enfrentando diferentes obstáculos en el trayecto, teniendo que caminar largos kilómetros para llegar a destino, que la hacen muy feliz cuando el “kit pedagógico” es recibido por las mamás.   

KIT PEDAGÓGICO
Esta idea surge de la necesidad, ya que se trata de una zona donde el internet no se presenta como “una posibilidad” para poder trabajar con los niños, al contrario de sectores urbanos. La directora recorre varios kilómetros para despachar el material para los alumnos (15), de distintos niveles de aprendizaje. Una de los apoderados aseguró que si no fuera porque la profesora les lleva el material, no resultaría el aprendizaje en estos tiempos de pandemia. ¿Cómo es posible seguir estudiando sin internet en estos tiempos de pandemia? La profesora Elizabeth Leiva Morales, sostiene que gracias al “kit pedagógico” los niños que lo reciben pueden trabajar en sus casas. “Acá se organiza un ‘kit pedagógico’ para cada estudiante. Trabajamos de forma articulada con las profesoras, y nuestro mayor desafío es que todos los niños aprendan, por lo tanto, nosotros nos preocupamos  de que a cada uno de ellos le llegue su material”. “El trabajo que nosotros desarrollamos siempre está bajo el lineamiento de la Municipalidad, y los lineamientos de nuestro alcalde Javier Muñoz, de la señora Paulina Bustos, jefa DAEM, ella siempre está dando instrucciones constantemente apoyándonos, ayudándonos, por lo tanto, eso simplifica nuestro trabajo en tener claridad en lo que tenemos que hacer”, subrayó.