Entre rebrotes y desescaladas: ¿Cuál es la situación actual de Europa ante la pandemia?

0
340

El continente, fuertemente golpeado por la pandemia, sigue con su plan de desconfinamiento, sin embargo, varios países han sufrido un repunte de contagios e incluso han debido echar marcha atrás.

Los rebrotes de coronavirus se vuelven a disparar en España pero… ¿qué pasa en el resto de Europa?. En el Reino Unido se habla de preocupación, en Francia también, aunque por ahora la situación sea “estable” y en Italia se vive una coyuntura de tranquilidad “bajo control”.

En España este jueves se supo que los nuevos casos de contagio de coronavirus siguen sumando máximos desde el fin del estado de alarma, hasta alcanzar los 580 nuevos en 24 horas, con especial incidencia en Aragón y Cataluña.

¿Y en los países del entorno?

En Portugal sigue preocupando especialmente la situación en la región de Lisboa, donde desde hace más de un mes se concentra alrededor del 80% de los nuevos contagios diarios, que suelen superar los 300 casos. Por el momento, se han identificado en el país 161 brotes activos, de los cuales más de un centenar se localizan en la región capitalina.

Dentro de ella, permanecen vigentes restricciones para las zonas más afectadas: 19 distritos municipales mantienen la situación de calamidad y el “deber de recogimiento”, por el que los ciudadanos sólo deben salir de casa para actividades esenciales como trabajar o comprar. El resto del área metropolitana de Lisboa está en estado de contingencia, con restricciones horarias nocturnas para los establecimientos, y el resto del país en estado de alerta, sólo con medidas de protección y distanciamiento social que no afectan sustancialmente al día a día de los ciudadanos.

La situación en Francia, por su parte, permanece relativamente estable, aunque con una creciente preocupación por el menor cumplimiento de las medidas de protección entre los franceses, que ha llevado a un aumento del número de casos. Especialmente afectada por los rebrotes está siendo la región del Norte, que ha registrado 31 focos.

Desde el comienzo de la desescalada se han detectado 497 nuevos rebrotes -313 de ellos ya han desaparecido- e inquieta la expansión en el departamento de Mayenne, con 382 positivos confirmados y una rápida progresión del número de casos, que ya superan los 50 por 100.000 habitantes.

Entre la calma y los rebrotes

Italia vive una situación de cierta calma en lo que a la pandemia se refiere, sobre todo en comparación con los meses más duros de la crisis, marzo y abril, y los números son mucho más contenidos, aunque con algún que otro leve repunte puntual. En los últimos días se ha registrado en torno a 200 contagios diarios en todo el país (hasta un total de 243.730 infecciones desde el inicio de la emergencia) y los fallecidos están en mínimos, en torno a quince diarios, elevando el balance a las 35.017 víctimas mortales.

En el país europeo no se plantea por el momento un nuevo confinamiento aunque han surgido algunos focos, rápidamente limitados, como en un edificio de ciudadanos búlgaros en Mondragone (sur) o entre la comunidad de bengalíes del Lacio (centro), en este caso importados en su mayoría. Un tema que preocupa es el de la inmigración, ya que en las últimas semanas decenas de migrantes llegados a las costas italianas habían contraído el virus, por eso son sometidos a cuarentena, si es posible a bordo de un barco antes de llegar a puerto.

Por otro lado, este jueves Alemania traspasó la marca de los 200.000 positivos por covid-19 y cada día se registran varios centenares de casos nuevos, pero las autoridades consideran que la situación se ha estabilizado y los rebrotes de las últimas semanas han sido contenidos sin mayores dificultades.

Tras las críticas a la gestión del rebrote en el matadero de Gütersloh, que en junio provocó restricciones para unas 640.000 personas – finalmente tumbadas por un tribunal-, esta semana el Gobierno y los estados federados acordaron una estrategia que pretende ser más precisa y enfocada al nivel local. Pasa por identificar primero el clúster en el que se ha originado el rebrote y contenerlo mediante el rastreo de contactos y la realización de exámenes. Ello antes de recurrir a las restricciones si el rebrote se extiende.

Siguen en alerta

Bélgica, que acumula 63.039 casos de covid-19 y 9.792 fallecidos, llegó a ser uno de los países del mundo con más casos de Sars-CoV-2 por millón de habitantes en abril. Después logró contener las cifras en mayo y junio, a medida que se ha ido levantando el confinamiento, los contagios han ido aumentando progresivamente, hasta alcanzar una media de 114 nuevos positivos diarios en julio.

El Gobierno ha decidido esperar hasta la semana que viene antes de ver si continúan retirando restricciones y la primera ministra, Sophie Wilmès, ha reconocido que “la epidemia se refuerza”.

Mientras que Reino Unido, donde la cifra de fallecidos por covid-19 sobrepasa ya los 45.000, se prepara para hacer frente a una segunda ola de casos, que los científicos estiman que podría ser más grave que la primera y costar la vida de 120.000 personas este invierno. Ante esta hipótesis, el Gobierno del conservador Boris Johnson ha anunciado que destinará más de 3.000 millones de euros para proveer de mayor capacidad hospitalaria al servicio nacional de salud, que al inicio de la pandemia acusó la falta de equipamientos de protección personal y pruebas diagnósticas.

Con el mayor rebrote localizado en la ciudad inglesa de Leicester, donde los bares y restaurantes siguen cerrados y se mantienen algunas restricciones a la movilidad, el Ejecutivo continúa con su plan de desescalada para tratar de reactivar la economía, fuertemente golpeada por la crisis sanitaria.

Irlanda, en tanto, no ha detectado aún rebrotes de coronavirus significativos, pero ha alertado sobre el repunte del índice de reproducción del virus y el aumento de la incidencia entre los más jóvenes, lo que ha llevado al Gobierno a frenar la desescalada. Las últimas cifras oficiales indicaron este miércoles que se registró un nuevo fallecimiento en las 24 horas anteriores, lo que elevó el número de muertes a 1.749, y se detectaron 21 nuevos contagios, hasta un total de 25.698.

Dublín ha retrasado el inicio de la Fase 4, prevista para este lunes, hasta al menos el 10 de agosto, después de que las autoridades advirtieran de que la tasa de reproducción del coronavirus está ahora entre el 1,4 y el 1,8, una situación que, de mantenerse, podría causar hasta 170 nuevos casos diarios en las próximas semanas.

Fuente: Emol.com