Conectar y prevenir: un rol vital

0
328

Muchos chilenos consideran que los incendios forestales del verano de 2017, constituyeron una de las peores tragedias ecológicas y humanas registradas en la historia de nuestro país y más particularmente de la zona centro-sur de Chile, donde hubo un dramático y lamentable saldo de víctimas fatales: casi 600 mil hectáreas de plantaciones y bosque nativo quemadas, viviendas destruidas e industrias madereras seriamente dañadas.

El impacto en las comunidades afectadas fue brutal y a raíz de esos terribles episodios surgió una corriente social de singular proyección que pasaría a ser conocida como la Red de Prevención Comunitaria y cuyo sustento, es la convicción de que precisamente la acción preventiva es la mejor forma para no repetir tragedias como la ocurrida hace más de tres años.

Esta Red es una alianza colaborativa entre ciudadanos agrupados en 336 comités de prevención en 80 comunas de siete regiones del país, que cuenta con la colaboración de empresas forestales como Arauco y CMPC; eléctricas, sanitarias, municipios y el apoyo permanente de Conaf, Bomberos, Onemi, Carabineros y gobernaciones provinciales.

Si bien su propósito básico y principal lo mantienen a firme, debido a la pandemia del Coronavirus, se han visto en la necesidad de redirigir sus esfuerzos y voluntades para tender una mano a las familias que se han visto afectadas con esta crisis sanitaria y también con graves consecuencias económicas.

Por estos días, Héctor Jorquera, experto en innovación social y asesor de la mencionada Red de Prevención Comunitaria precisó que “cuando analizamos que la pandemia sería larga y compleja, diseñamos nuestro plan ‘Conectar y Prevenir’, para apoyar a los más de 5.000 vecinos voluntarios, a lo largo del país, para lidiar con los alcances sociales y económicos de la pandemia”.

Es así como, mediante la confección y distribución de mascarillas; el reparto de cajas de alimentos y asesorías para postulación a subsidios, han beneficiado a miles de vecinos.

El valioso impulso de “Conectar y Prevenir” significó que las 30 personas que integran el staff técnico de Red de Prevención, se volcaran a la entrega de casi 2.000 soluciones de alimentos, recolectando entre sus redes regionales o bien, distribuyendo las cajas que el Gobierno y privados han aportado a las familias más afectadas.