Alza del desempleo en el Maule

0
264

El más reciente informe sobre empleabilidad emanado desde el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), confirmó la tendencia que muchos especialistas en la materia ya auguraban: el desempleo en la Región del Maule alcanzó un amargo récord: su cifra más alta en 10 años, incrementándose al 9,1% (se indicó que hubo una pérdida, entre marzo y mayo, de 72 mil fuentes laborales). Por desgracia, se trata -a juicio de expertos- de un escenario que debería deteriorarse aún más, ya que se espera que a corto plazo, tal cifra supere los dos dígitos, más aún considerando que los próximos reportes incluirán los efectos, en lo puntual, de la cuarentena que ya va por su tercera semana en el radio urbano de Curicó. 

El citado balance da cuenta de las áreas que más han aportado a la hora de explicar la aludida alza, encontrándose en tal lista la agricultura y la pesca (-13,8%), hogares como empleadores (-43,5%) y el rubro de la construcción (-17, 6%). A eso se suma la disminución en el número de trabajadores por cuenta propia (-28.7%) y los asalariados del sector privado (-7,2%). 

Una economía ya “golpeada” tras el “Estallido Social”, ahora ha tenido que hacer frente a los efectos de una inesperada e inédita pandemia en “Tiempos Modernos”: el Coronavirus. A tal panorama hay que considerar las características de las principales actividades que generan el grueso de los puestos de trabajo (que son precisamente los sectores productivos con mayor informalidad), los cuales de manera histórica “se contraen” en los meses de invierno, período que históricamente ha concentrado los números más negativos.  

Se trata de un panorama que además incluye a los trabajadores cuyas empresas se acogieron a la Ley de Protección del Empleo en la región, quienes están recibiendo el pago del seguro de cesantía, muchos de los cuales que no tienen la certeza, ya sea de volver a sus puestos, o bien que sus empleadores puedan sobrevivir a la citada crisis.

Se trata, sin lugar a dudas, de un importante desafío, tanto para el área pública como privada, poder minimizar el impacto ya vaticinado por los expertos en dicha materia.