Bomberos en tiempos de pandemia

0
421

Como lo dijéramos hace pocos días en este mismo espacio editorial, numerosas son las “celebraciones” que no se han podido concretar y que están vinculadas a diversas instituciones, servicios públicos como asimismo distintas fechas del calendario litúrgico y otras efemérides; todo ello debido a las restricciones derivadas de las cuarentenas por el Covid-19.

Por las mismas razones de seguridad sanitaria y respetando los distanciamientos físicos de persona a persona, la gran mayoría de dichas celebraciones han caído dentro del lógico marco de lo “prescindible”.

Sin embargo, estimamos que la figura excepcional y simbólica del Bombero Voluntario se aparta un buen poco de la realidad ya descrita, por circunstancias que son también tan excepcionales como imprevisibles.

Por ejemplo: ¿qué se hace frente al incendio estructural de una o más viviendas?…¿Cómo se hace para rescatar a personas heridas y atrapadas en el interior de uno o más vehículos implicados en un grave accidente de tránsito?

Esos sucesos pueden ocurrir en cualquier momento o lugar y es ahí donde están presentes estas mujeres y hombres abnegados y sacrificados, que no reciben remuneraciones y están movidos solamente por una real y verdadera “vocación de servicio”, expresión que ha sido tan manoseada y desprestigiada en el último tiempo en nuestro país.

Este martes 30 de junio recién pasado se ha conmemorado (porque de celebración hubo muy poco y solo saludos protocolares y “virtuales”) el Día Nacional del Bombero Voluntario, una figura humana que comenzó a perfilarse en la historia apenas poco más de 40 años después de la Independencia de Chile, más concretamente en 1851 y esa figura se fue multiplicando generosa y solidariamente en todo el territorio nacional en los años sucesivos.

Si revisamos la génesis bomberil en nuestra Región del Maule, veremos que Bomberos de Talca nació el 1 de octubre de 1870; en Curicó ocurrió el 24 de junio de 1888; en Linares fue el 4 de octubre de 1896 y en Cauquenes su fecha de nacimiento es el 25 de agosto de 1922, es decir, están a poco más de dos años para cumplir su primer centenario.

La actual pandemia no ha detenido la estratégica e importante misión de Bomberos y aunque se toman todas las medidas de resguardo y protección para evitar los contagios, su eficiencia y compromiso se mantienen inalterables.